Seguir a Hugo Páez

martes, 27 de noviembre de 2012

Protesta de MORENA en El Ángel una demostración para Mancera

Hugo Páez

Desde que Miguel Ángel Mancera decidió marcar distancia con Andrés Manuel López Obrador, y demostrar, con el anuncio de su asistencia a la toma de protesta de Enrique Peña Nieto, que no accederá a los caprichos del líder de MORENA, sabía que se arriesgaba a las presiones de los grupos “pacíficos” de choque que tratarán de ahogar el Distrito Federal para forzarlo a negociar apoyos y presupuesto.
Mancera pagará las facturas de Marcelo Ebrard y Los Chuchos que mantuvieron por años la esperanza de un cambio en López Obrador. En el 2012 prometió dejarles el camino libre a cambio de caminar juntos en la elección presidencial pasada. Una y otra vez se burló de ellos, presionó para mantener a Martí Batres en la Sedesol capitalina hasta la insoportable insolencia al golpear a su jefe, el Jefe de Gobierno, por el sacrílego saludo a Felipe Calderón Hinojosa.
Desde el primer momento, Ebrard y su equipo sabían que con Batres dormían con el enemigo. Soportaron lo indecible, eludiendo enfrentarlo y lo dejaron crecer hasta tomar la estatura necesaria para encabezar las hostilidades de MORENA contra el gobierno de Miguel Mancera, disfrazadas de protestas contra Enrique Peña Nieto.
En el horizonte del ex candidato presidencial aparece Marcelo como el primer enemigo a vencer, apretarán a su sucesor para que le retire apoyos y se convenza de que el único líder de la izquierda se llama Andrés Manuel López Obrador.
El 1 de diciembre la protesta en el Ángel lleva como verdadero destinatario a Miguel Mancera, lo de Peña Nieto es el momento esperado, con el adversario a modo para mandar un mensaje a quien tendrá el presupuesto de la Ciudad de México y todo el flujo no contable, necesario para sobrevivir hasta el 2018, con la esperanza de que en el 2015 cabalguen con MORENA como partido auxiliados con el parco presupuesto primario que les otorgue el IFE.
“Locura es hacer la misma cosa una y otra vez, esperando obtener resultados diferentes”, esta frase atribuida a Albert Einstein la han vivido una y otra vez Marcelo y Los Chuchos con López Obrador. En sus momentos mas débiles fingió tomarlos en cuenta, en los de mas poder, ni siquiera se dignó a verlos para dirigir el destino de la izquierda: fue el caso del plantón de Reforma que tanto les costó.
Ahora finge una retirada armoniosa, una separación con proyecto propio para competir en igualdad de circunstancias. A otro perro con ese hueso, como dice él, impuso a Martí Batres a la cabeza de MORENA y será el ariete que trate de derribar los muros de Miguel Mancera para de nuevo someter a toda la izquierda.
Miguel Mancera decidirá si pervive o no, en la definición de locura de Einstein, como lo hizo Ebrard.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com