Seguir a Hugo Páez

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Peña Nieto a lidiar con las presiones de seguridad de Obama

Hugo Páez

De confirmarse el triunfo de Barak Obama, Enrique Peña Nieto tendrá otra alineación favorable, con experiencia en cooperación bilateral con México, con los “peros” de un mandatario norteamericano acostumbrado a la respuesta puntual de sus vecinos mexicanos, sin escatimar el uso de la fuerza federal en el combate al crimen organizado.
Obama no dudó en ordenar el asesinato de Osama Bin Laden en Abbottabad Pakistán, ni en mantener a Hosni Mubarak en Egipto hasta reventar las protestas que terminaron por echarlo en mayo del 2011. La política del presidente reelecto dejó pasar la humillación y muerte pública de Muamar el Gadafi en Libia, actitud que, según los analistas, alentaron el ataque a la embajada de Estados Unidos en Bengasi con la muerte de cuatro diplomáticos, incluyendo al embajador en Libia Chris Stevens, con el falso argumento de la exhibición de una película de manufactura norteamericana que ridiculiza al profeta Mahoma.
Sin embargo la relación que iniciará Enrique Peña Nieto a partir del 1 de diciembre tendrá la responsabilidad de mantener o no a las fuerzas federales, como la Secretaría de Marina, como una especie de brazo armado de los servicios de inteligencia de Estados Unidos. En ese tema la cooperación fue mas allá, rebasó la tolerancia de los acuerdos y tratados internacionales que debe pasar por el Senado de la República.
La gran laxitud de las tres grandes bancadas, PRI, PAN y PRD, obedece también al sentimiento de culpabilidad de los gobernadores que durante los seis años de Felipe Calderón simularon cooperar con la federación y dejaron crecer al crimen organizado por miedos, complicidades, o ambas.
Wikileaks fue un tema que ayudó entender el quien es quien de las autoridades mexicanas para el Departamento de Estado de Estados Unidos. El embajador en México Carlos Pascual fue sacrificado por las infidencias que pusieron al Ejército Mexicano como una institución temerosa y sospechosamente lenta en el combate a ciertos cárteles del narcotráfico.
El sentimiento prevalece en la Secretaría de la Defensa Nacional, el amarre de navajas norteamericano funcionó y Peña Nieto recibirá a la SEDENA, Secretaría de Seguridad Pública y la Marina totalmente enfrentados, aun cuando se esfuercen en aparentar lo contrario.
El incidente de Tres Marías exhibió la desconfianza entre autoridades y hasta el momento no hay una respuesta creíble de lo que hacían los agentes estadounidenses con la Marina y el verdadero motivo del ataque de los federales de Genaro García Luna contra un vehículo con placas diplomáticas.
¿Qué va a hacer Peña Nieto con las presiones de Obama y Hillary Clinton para evitar continuar o reeditar la guerra que dejó mas de 92 mil muertes dolosas, según el reporte que le entregó Felipe Calderón en Los Pinos, y a las instituciones de seguridad pública totalmente enfrentadas..?
Es un problema que amerita reflexión a fondo y una toma de decisiones en extremo cuidadosa. Obama llega con experiencia para presionar a su vecino del sur y Peña prometió de este lado un giro tan dramático en la política de seguridad pública que deberá dar resultados concretos en un año, un documento del equipo de transición pronostica la reducción del 50% de los crímenes dolosos.
Es otro capítulo de la historia, remasterizada ayer en Estados Unidos y que hará lo propio en nuestro país el 1 de diciembre.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com hugopaez@prodigy.net.mx