Seguir a Hugo Páez

martes, 20 de octubre de 2009

El confiado y el desconfiado

Hugo Páez

Dos cualidades parecen caracterizar a los presidentes panistas: el exceso de confianza y el exceso de desconfianza.
Conciente de sus limitaciones, Fox delegó las tareas importantes de gobierno a un equipo formado por cercanos y otros seleccionados por head hunters. Felipe Calderón parece meterse en camisa de once varas cuando de hacer cambios se trata; cuentan que se le acabaron los amigos confiables, que en él, son requisitos mayores. Como decía el berrinchudo Carlos Castillo Peraza en su comunicado epistolar.
Suerte ó no, el tiempo parece jugar a favor de Vicente Fox, un ex presidente que no lo logró -ni quiso-, sacudirse etiquetas de superficial, de pobreza intelectual, ocurrente e imprudente, entre otras. Un presidente que a la hora de presentar cuentas a su partido quedó debiendo, pero a la larga, y comparado con los tiempos actuales, su fracaso parecen mejores tiempos.
Fox no utilizó la fuerza contra el narcotráfico, hoy se lo reprocha a Felipe Calderón en una declaración en Viena con sabor a estrategia de lanzamiento del libro “El Narco: la guerra fallida”, de sus ex escuderos: Jorge Castañeda y Rubén Aguilar. Sus letras son parte de una respuesta a los golpes recibidos por invalidar la guerra contra el narco, que se tradujo en la opinión pública como una sugerencia a pactar.
Fox no tuvo crisis económica internacional, epidemias de influenza ni guerra frontal contra el crimen organizado. Su inacción es interpretada por sus afines como actuación cautelosa, prudente, contraria -desde ese punto de vista-, a la sobrereacción de Felipe Calderón con la influenza y el narco.
Para los prácticos, y utilizando las palabras de Felipe Calderón: “haiga sido como haiga sido”, la situación del país estaba mejor. En estos días debatimos sobre los aumentos de impuestos menos letal para la economía doméstica; del número de ejecutados que habrá al final del año, cuando a septiembre van más de 5 mil muertes dolosas, en 3 años del sexenio, 15 mil. Y la peor tragedia del partido ¿Cuantas elecciones perderá el PAN antes de llegar a la presidencial?
Dos estilos que no han mostrado una metodología efectiva, sin herramientas gerenciales de alto nivel, como suponemos es virtud panista, añeja en el mundo empresarial.