Seguir a Hugo Páez

jueves, 3 de septiembre de 2015

Tercera llamada, tercera y Peña Nieto señala a López Obrador

Hugo Páez


Al inicio del sexenio, después de resultados electorales que no daban más allá de una débil impugnación, sumado al éxito de Enrique Peña Nieto para reunir a los dos grandes opositores en el Pacto por México, el PAN, PRD y ahora Morena, no imaginaron un escenario más favorable que el actual, para sus propósitos electorales, una tercera llamada virtual en un Tercer Informe que describe condiciones críticas, pero además señala, sin nombre, a Andrés Manuel López Obrador, el aspirante presidencial puntero en las encuestas.
Los números son durísimos en el mensaje presidencial.
La sensación de bienestar en los bolsillos de los mexicanos está cada vez más lejos. El recorte obliga a un apretón de 400 mil millones de pesos, y no hay otro camino para ese “bienestar”, que añora cualquier partido en el poder en busca de continuidad, que una acción irresponsable de endeudamiento.
Peña Nieto rechaza esa irresponsabilidad, pero lo comprometido en el discurso debe ser exigencia de la oposición, y en su caso, otorgar el justo valor. El PAN tendrá que evitar reeditar esa desvaloración que hizo el PRI de Felipe Calderón Hinojosa. El PRD desde su nueva posición de izquierda moderada frente a Morena habrá de encontrar su propio espacio de crítica fuerte pero constructiva.
No hay más, la responsabilidad de mantener el equilibrio financiero tiene que aterrizar en números, además de sumar el compromiso de verdadera transparencia, anticorrupción y rendición de cuentas.
Indudablemente esas variables alejan al ciudadano común de la sensación de bienestar económico que necesita Manlio Fabio Beltrones Rivera para salir adelante en las 12 gubernaturas de los 17 estados que juegan elecciones el próximo año. Puede ser un elemento de fricción con el gabinete, aún cuando muestre disposición y el sano acercamiento con el presidente de la república.
Pero los caminos de las finanzas responsables chocan con la efectividad electoral y no solo encuentran un caldo de cultivo en la promesa de Andrés Manuel López Obrador y Morena, crean mayores condiciones para el 2018. El líder de Morena fue parte del discurso presidencial, de la advertencia al "populismo".
La paradoja exige talento, creatividad y altura de miras de los tomadores de decisiones para interponer el interés de México sobre el de sus partidos. Ahí se encuentra una gran responsabilidad pero también el problema.
En el último año, el gobierno federal bajó a los infiernos. Veinticinco días después del Segundo Informe llegó de la tragedia de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, la crisis de la Casa Blanca, la de Ixtapan de la Sal y la de Luis Videgaray Caso de Malinalco, hasta rematar con la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera que golpeó al otro presidenciable Miguel Ángel Osorio Chong.
A esos infiernos llegaron la caída en los precios del petróleo, el efecto colateral de la condición financiera internacional y la devaluación del peso frente al dólar.
Después de esta tercera llamada en el tercer mensaje, la pregunta es ¿Las condiciones del cuarto informe puede ser peores..? Para alguna respuesta debemos considerar que no existen límites para el deterioro, sólo la disciplina, la responsabilidad financiera y las acciones reales contra la corrupción.

   
   
   fACEBOOK.jpg
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx