Seguir a Hugo Páez

jueves, 24 de septiembre de 2015

Padres de 43 de Ayotzinapa llegan divididos con Peña Nieto

Hugo Páez

Divididos en dos bloques por pugnas internas llegarán hoy al Museo Tecnológico de la CFE los padres de los 43 estudiantes de la Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa, desaparecidos en Iguala el 26 de septiembre del 2014 a la segunda reunión con Enrique Peña Nieto, Miguel Ángel Osorio Chong, Arely Gómez y Roberto Campa Cifrián.
Los desencuentros aumentaron por el protagonismo de Felipe de la Cruz y Vidulfo Rosales, abogado de las víctimas de desaparición forzada, y la sospecha de apoyos de asesores “expertos” de Venezuela y Cuba.
La estrategia de Vidulfo y de la Cruz encaminada a levantar el movimiento muy apagado antes del reporte del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes que invalida las conclusiones de la investigación del ex procurador Jesús Murillo Karam y el titular de la Agencia de Investigación Criminal Tomás Zerón de Lucio, provocó mayores tensiones entre los padres.
En la división se agruparon los menos radicales, los que evitan la bandera política y centran el esfuerzo en exigir la verdad de los hechos y en la búsqueda de los jóvenes desaparecidos en Iguala y Cocula.
Vidulfo y de la Cruz decidieron de organizar una búsqueda exhaustiva durante 43 horas de los estudiantes desaparecidos, sin informar al segundo grupo que estaba de acuerdo con el ayuno de 43 horas continuas.
Fuentes de inteligencia comentan a esta columna que en el caldo de cultivo aparecen voces extranjeras que hablan al oído de las cabezas del movimiento para tensar la situación al extremo.
En este escenario se dio el martes la provocación en la carretera de Tixtla y el traslado de cerca de 500 jóvenes a Chilpancingo para destrozar las oficinas de la Fiscalía de Guerrero. La templanza de las Fuerzas Federales se mantuvo para evitar a una nueva víctima del movimiento.
Una tragedia rebasaría fronteras en beneficio de los radicales y seguramente llamaría la atención del Papa Francisco de visita en Estados Unidos hasta el próximo domingo.
El 12 de noviembre del 2014 Jorge Bergoglio expresó su dolor por los normalistas de Ayotzinapa durante la audiencia pública en la Plaza de San Pedro en la Santa Sede,con esa referencia en las últimas horas las madres de normalistas buscan un encuentro con el Papa en el marco del Encuentro de las Familias.
Esa “asesoría” extranjera que presuntamente aceptaron las cabezas del movimiento aprovecha situaciones con potencial de crisis extrema. El 25 de febrero del 2010 comenté en esta columna (http://goo.gl/h1Eck9)  la aparición de venezolanos en el periodo preelectoral del 2006 que aumento potencia con la posibilidad de que Andrés Manuel López Obrador llegara a la presidencia de la república.
No hay datos o información alguna de que el candidato del PRD pidiera o aceptara esos apoyos, de hecho la aparición de esas células bolivarianas le hizo daño y López Obrador negó públicamente algún acercamiento con Hugo Chávez. Pero ahí estuvieron al acecho.
El proselitismo fue evidente, las células de Venezuela siguieron en operación en la UNAM organizados por Guadalupe Carrasco “La Pita”, de hecho viajaron a Caracas para afianzar proyectos. El mismo grupo de donde salió Lucía Morett Álvarez a un campamento terrorista de las FARC de Colombia atacado en Sucumbío, frontera con Ecuador el 1 de marzo del 2008, en el que resultó herida Morett y repatriada a México, con un saldo de 25 muertos.
El rector José Narro Robles dejó pasar al grupo financiado y promovido por el entonces embajador venezolano en México Roy Chaderton, actualmente representante del gobierno de Nicolás Maduro en la OEA.
En agosto del 2012 un grupo identificado como Padres de las Víctimas de Sucumbíos protestó frente a la embajada de Ecuador en México en repudio por la contratación del general colombiano Oscar Naranjo Trujillo como asesor de seguridad de Enrique Peña Nieto.
Hoy será un día decisivo en la crisis de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos. Los acuerdos con Enrique Peña Nieto o la ausencia de ellos marcarán el futuro de un movimiento con una fuerte tendencia a incidir en la vida política de México en la que aparecen nuevos actores que prenderán alertas de seguridad nacional.
La esperanza está en los padres con auténtico reclamo de justicia, esos que con valentía rechazan convertirse en bandera de radicalismos y pretexto para la violencia, a pesar de las enormes presiones en su contra.
Esperemos que prevalezca la cordura, la razón y el compromiso de Peña Nieto para encontrar la verdad, no la histórica, no la que trata de convencer a todos. La simple y llana verdad, caiga quien caiga.
   
   fACEBOOK.jpg
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx
facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion