Seguir a Hugo Páez

jueves, 7 de mayo de 2015

El copiloto de Peña Nieto y el golpe colateral a Aristegui

Hugo Páez
   
El movimiento de posiciones puede ser un segundo fuerte golpe para Carmen Aristegui. Espero equivocarme, por el valor periodístico de la ex conductora de MVS.
El miércoles 29 de abril el periódico El Debate de Sinaloa cabeceó la nota: “Slim copiloto de Peña Nieto en Mazatlán”, la fotografía muestra al sonriente dueño del Grupo Carso al lado del Presidente al mando del volante en una camioneta rumbo a la inauguración del libramiento carretero.
El lunes pasado, Joaquín López Dóriga celebró con una “ligera brevísima sonrisa” el regreso de Telcel y las compañías de Carlos Slim Helú a Televisa, según palabras de Ciro Gómez Leyva en su columna La Historia en Breve de El universal.
Desde diversos ángulos se ha relacionado a Carlos Slim con Carmen Aristegui. Uno es el salvamento económico de Carso a la compañía de Joaquín Vargas Guajardo, otro la adquisición de decenas de predios y edificios del Centro Histórico de la Ciudad de México en tiempos de Andrés Manuel López Obrador como Jefe de Gobierno del DF y la gran empatía de Carmen por el ex candidato presidencial del PRD. Inevitablemente los ubica en el mismo crisol.
En el epicentro de la guerra entre Emilio Azcárraga Jean y Carlos Slim, periodistas de Televisa como Carlos Loret de Mola atribuyeron a “El Ingeniero” los movimientos de salvajismo empresarial en la reforma a la Ley de Telecomunicaciones que intentaba crear espacios de equidad para una segunda y tercera cadena de televisión abierta, además de redactar normas de preponderancia y el must carry must offer. Carmen se erigió como una de las grandes impulsoras de la apertura de nuevos espacios que naturalmente amenazaban al duopolio.
En los primeros días de la publicación del reportaje del equipo de Carmen Aristegui llamado La Casa Blanca, propiedad de Angélica Rivera en las Lomas de Chapultepec, la gran mayoría de analistas y opinadores de fácil tesis, atribuyeron a Slim la fuerza de apoyo detrás del reportaje. Para unos, fue el golpe de reacción contra el presidente Enrique Peña Nieto por la eliminación del cobro de la larga distancia telefónica que significa para el mercado 19 mil millones de pesos, según estimaciones de legisladores. En cada cuestionamiento, Nacho Cobos, uno de los grandes colaboradores y amigos de Slim contestaba: “Así no jugamos en el Grupo Carso”.
Era evidente que El Ingeniero estaba marcado en este sexenio, según la foto con el Presidente en Mazatlán, ya no, pero en esos momentos era lógico para el análisis superficial ese revire del golpe por golpe. Uno de ellos contra el Secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza -influyente en la Reforma de Telecomunicaciones- por la licitación del Tren Rápido México - Querétaro.
Otro reportaje ventiló el conflicto de intereses por la participación del constructor del Estado de México Armando Hinojosa Cantú, más tarde, otro hit periodístico reveló la relación del empresario mexiquense en una propiedad de Ixtapan de la Sal de Peña Nieto y una casa de campo en Malinalco del Secretario de Hacienda Luis Videgaray Caso, según sus palabras fue pagada con un crédito a una tasa considerablemente menor que la del mercado.
A las semanas apareció en el imaginario periodístico la potestad de los datos de La Casa Blanca: “Fue una venganza de Marcelo Ebrard Casaubón”, como Jefe de Gobierno hasta el 2012 tuvo acceso a datos confidenciales de la obra de Las Lomas.
El ex Jefe de Gobierno es ideal como candidato a villano, le atribuyen la presunta filtración a Carmen como consecuencia del acercamiento milimétrico de Miguel Mancera Espinosa con Peña Nieto y la campaña para borrarlo del mapa político a través de anomalías en la Línea 12 del Metro y los odios de Joel Ortega Cuevas (director del STC) acumulados por el despido en la tragedia del antro New´s Divine en julio del 2008.
El acercamiento de Slim y Peña no debería afectar a Carmen Aristegui, sin embargo la libertad de expresión sin adjetivos requiere apoyos de empresarios que se la juegan por ese bien común llamado el derecho a la información y su correcta difusión, mientras tanto, el micrófono sigue apagado.
   
   

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com