Seguir a Hugo Páez

martes, 12 de mayo de 2015

La política no es de 400 metros, Ana Guevara

Hugo Páez
     
A dos años de asumir la presidencia de la Comisión de Migración en el Senado, la tenacidad de Ana Gabriela Guevara la llevó a un cierto reconocimiento entre académicos, organizaciones y expertos en la materia. Uno de especial cátedra me comentó: “Viene de saber cero ¡pero cero..! a dominar un cierto acervo de conceptos, que hablan de una aceptable curva de aprendizaje y dedicación”.
Pero Ana quedó en un soliloquio de odios con Acción Nacional. Ahora lo quiere extirpar de Sonora mediante un videoclip en apoyo a Claudia Pavlovich Arellano (PRI) con un lastimero llamado al electorado: “Urge que el PAN se vaya” (https://youtu.be/TW0UMsiKfTs).
Del tamaño del error fue la reacción de sus compañeros del Partido del Trabajo y la crítica de su mentor Andrés Manuel López Obrador.
En el 2008 no superó los fuertes conflictos con la Federación Mexicana de Atletismo de Mariano Lara en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa. El entonces presidente regresó el apoyo de Guevara en la campaña y accedió a sus condiciones para cambiar la postura de no asistir a los Juegos Olímpicos del 2008. Intervino Carlos Hermosillo y Lara fue suspendido por 4 años, pero Guevara se quedó en la línea de salida y al tiempo sufrió la primera derrotada política contra Demetrio Sodi de la Tijera en la Delegación Miguel Hidalgo.
Indudablemente su palmarés la hace una fuera de serie. El medallero de la Golden League, los Panamericanos y campeonatos mundiales son logros, como muy pocos en México. Pero no resistió la seducción de la política. El carácter, las primeras decepciones y el momento histórico la ubicaron en la izquierda.
Su paso por la Coordinación de Cultura Deportiva en la Jefatura de Gobierno de Marcelo Ebrard Casaubón fue breve y tortuoso. Igual la titularidad del Instituto de la Cultura del Deporte donde asumió un papel de burócrata que combatió en tiempos pasados. Era de esperar el fracaso del experimento de la deportista triunfadora, con nula experiencia en la administración pública.
Ana Gabriela es una história de éxito de talla internacional, no merece estos capítulos bochornosos, debe distinguir la insidia del canto de las sirenas, una de ellas la llevó a dar la cara en la video-propaganda de apoyo a la candidata del PRI a la gubernatura de Sonora. Con muy mal tino utilizó las siglas del Partido del Trabajo que la llevó al Senado como cabeza de la coalición de las izquierdas, mientras el candidato Jaime Moreno Berry pervive en una difícil campaña. La traición de Guevara lo obligó a denostarla, a llamarla oportunista, chambista y seguramente no le importa echarse encima al PT.
Son muchos sinsabores como para no darse cuenta que la política no es una carrera de 400 metros, su especialidad.
    
   
  
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com