Seguir a Hugo Páez

jueves, 30 de abril de 2015

Veto y antichilanguismo en la Reforma política del DF

Para mi buen amigo Ramón Eduardo Guevara,
con todo el deseo de su pronta recuperación.
Tus lectores no podemos privarnos de esas líneas
valientes, picosas e informadas. Abrazos mi gallo.

Hugo Páez

Impresiona los argumentos de una buena parte de senadores en el debate de la Reforma Política del Distrito Federal, influenciados por un  antichilanguismo inocultable.
Ese etnocentrismo retrograda que pervive en los estados gracias a la animadversión por la concentración de la vida política, artística, educativa, e intelectual por la incapacidad de entender que al final del día las capitales del mundo son un crisol de ciudadanos de todos los estados y más allá de las fronteras.
Lo que no entiendo es el cabildeo del PAN DF para echar abajo la reforma, con el argumento de no alentar mayores espacios al PRD y al empoderamiento del Jefe de Gobierno.
Pero lo vergonzoso e indigno, es el lacayismo del senador Mario Delgado al someter un proyecto que le ocupó años, a la voluntad de Andrés Manuel López Obrador.
Inesperadamente Mario votó el martes contra la reforma, igual que todos sus pares de MORENA, sin importar la conferencia de prensa que dio diez días atrás con Mariana Gómez del Campo en la que se congratulaban por la “inminente aprobación de la Rerforma Política del DF” (http://goo.gl/8mfmnw).
El mismo día de la conferencia -19 de abril- hablé con Mariana, extrañado por la posición de Mario Delgado y la contradicción del cambio a Morena y al mismo tiempo mantenerse en la defensa de la reforma, a pesar de la instrucción de López Obrador para echarla abajo.

Pues no, el líder lo sometió el martes, Delgado emitió su voto en contra del derecho de los capitalinos a tener Constitución propia y acercarse a la autonomía de los 31 estados de la república. Queda para la historia el testimonio en el pleno del Senado el 28 de abril.
Decepcionante la vileza de los legisladores que niegan a los habitantes del Distrito Federal el paso adelante. En el Congreso no importa la crítica de los analistas, de líderes de opinión o como quiera llamarles, tampoco el interés de los ciudadanos representados, la prueba es la infame Ley Televisa en el 2006 y la terrible Reforma Fiscal avalada por el PRI y el PRD.
A peores “bodrios” nos han sometido Senadores y Diputados, parafraseando el discurso del martes del hidalguense Omar Fayad: “No queremos este bodrio como Reforma Política del DF”.
Todas son perfectibles y cuestionables, pero esta significa un gran avance en el federalismo, que como todas tendrá una curva de depuración y corrección.
Así que si usted escucha en estos días los “Te lo dije” de los comentaristas de radio, televisión, prensa escrita e internet, es una pequeña victoria del argumentismo cotidianamente invisible a los intereses concentrados en el Congreso.
La Reforma Política del DF tiene el veto, el antichilanguismo y el desinterés al más alto nivel del Gobierno Federal.


Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx

www.hugopaez.com