Seguir a Hugo Páez

jueves, 1 de agosto de 2013

Gómez Mont en el doble juego de la despenalización de la marihuana

Hugo Páez

         Creo en la honestidad intelectual de algunos ponentes del foro Despenalización de la Marihuana en México, sin embargo, el tema es un “pret á porter” con elementos ideales para desviar la atención de diferentes focos de infección imposibles de solucionar.
         A diferencia del aborto, el potencial de la polémica de la legalización de la cannabis es tan maleable que en teoría puede ser parte de la solución en el combate al crimen organizado, o un “gran avance” en la expansión de las libertades y derechos humanos del territorio mas liberal de México.
         En los hechos es la cortina de humo perfecta que incide solamente en menos del 2% de la población, cuando, por ejemplo, la Reforma Política del DF afecta a los 8 millones 851 mil capitalinos (INEGI censo 2010), pero por razones de estrategia parlamentaria fue desplazada en las bancadas de izquierda por la permisividad de la mota.
         La vieja trampa repetida en las legislaturas desde el cambio de Departamento a Jefatura de Gobierno ahora está vestida de marihuana. Anteriormente la bancada del PAN se enganchaba en el debate del aborto agotando los tiempos parlamentarios que desplazaron los temas importantes de la ciudad, esos que metían en inconveniencias a Marcelo Ebrard Casaubón.
         La infección crece, solo algunos paliativos para mantenerla operable son dosificados sin una solución a fondo. Lo mismo pasa en el gobierno federal en el combate al crimen organizado, la legalización de la marihuana es la cortina de humo ideal, aun cuando el discurso oficial lo rechace. Por eso extraña la actitud de Vicente Fox Quezada, un promotor clave del PRI en la elección presidencial, precisamente por ser el icono del PAN que lo sacó de Los Pinos después de 70 años.
         Fox no va contra sus intereses, después de los agravios a su propio partido su futuro está en otro lado. Lo mismo pasa con Fernando Gómez Mont, una pluma importante en la redacción de la Iniciativa para legalizar o despenalizar la marihuana, que presentará el PRD en la Asamblea pero a la vez tiene la doble virtud de ser una propuesta atrevida en la lucha contra el crimen organizado.
         La principal alineación del foro para la despenalización de la marihuana en la fundación Miguel Alemán -¿en verdad alguien puede pensar que la familia del ex presidente lo haría sin un aval superior?- tiene piezas claves en empatía con el gobierno federal: Pedro Aspe Armella, Héctor Aguilar Camín, Jorge Castañeda y Fernando Gómez Mont, el ex Secretario de Gobernación que le aventó a Felipe Calderón la renuncia al PAN, sin dejar el puesto en Bucareli, molesto por que Cesar Nava deshizo el pacto de no alianzas PAN – PRD, firmado por él, Nava, Beatriz Paredes Rangel como titular del PRI, y un representante del entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.
         A partir de ese movimiento, Gómez Mont se ganó las simpatías del PRI. Ahora es una pluma importante para el sustento legal de la legalización de la marihuana, que seguramente prenderá el debate y desviará algo de la atención de los verdaderos problemas del Distrito Federal y de la lucha contra el crimen organizado a nivel federal.
         ¿Qué hacen María Elena Morera y Juan Ramón de la Fuente ahí..? Creo que la integridad moral e intelectual los obliga a defender las causas por las que ha luchado media vida. El tema de la presidenta de Causa en Común le da base teórica y valor a su opinión, la legalización de la cannabis es una idea seductora, atrevida y peligrosa, que como cualquier ley, los teóricos y legisladores la debaten y aprueban, y ahí que los gobiernos la enfrenten con el mundo real, al fin de cuentas, de resultar un desastre, siempre habrá un presidente, un gobernador o un alcalde, a quien culpar de incompetente o corrupto.
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com