Seguir a Hugo Páez

martes, 30 de julio de 2013

¿Era necesario el féretro de los marinos para exigir la renuncia de Vallejo..?

Hugo Páez
La frecuencia del horror crea indolencia. La constante de esa anormalidad, cuando es cotidiana, la convierte en normalidad y resignación de que haga lo se haga, no va a cambiar,
Lo imposible procesar son las historias de pueblos en Michoacán con 300 niñas violada y embarazadas por gavillas del crimen organizado, mientras en el Congreso federal el infierno en Michoacán no escala mas allá de algunos discursos aislados, según testimonios de José Manuel Mireles, integrante del Consejo Ciudadano de Tepalcatepec, corroborado por el subsecretario de Gobernación, Eduardo Sánchez.
En su propio púlpito escuchamos a Cuahutemoc Cárdenas "preocupado" por el futuro del petróleo, sin que la infamia en su estado logre sacarlo de sus casillas. Los Cárdenas son parte de esa historia, de la gestación de la violencia hasta el desborde en el sexenio de Lázaro que logró convencer a otro michoacano, Felipe Calderón Hinojosa, de señalarlo en el mapa como el arranque de la lucha contra el crimen organizado que retoma Enrique Peña Nieto como si nada hubiese avanzado después de la depredación de Leonel Godoy y su hermano diputado federal al que las complicidades de Alejandro Encinas y Guadalupe Acosta Naranjo le permitieron tomar protesta, en conciencia de una orden de aprehensión en su contra.
No se oye el verdadero disgusto de los michoacanos con voz nacional, el de Ascensión “Chon” Origuela, Silvano Aureoles, el de Felipe y Cocoa Calderón y el de Germán Martínez Cazares por citar a conocedores del detalle de la tragedia.
No los veo agitando manos, golpeando escritorios, mentando madres por el dolor de sus paisanos. No los veo. Eso si, veo a Lonel Godoy en restaurantes de DF pontificando con sus compañeros de izquierda; al interino Jesús Reyna hablando del incremento del turismo en Michoacán.
Lo que vi ayer fueron dos féretros de los marinos caídos en una emboscada del crimen organizado. El vicealmirante Carlos Miguel Salazar Remonet y el segundo maestre Francisco Ricardo Hernández, escoltados por el presidente Enrique Peña Nieto, los Secretarios de Marina, de la Defensa y el de Gobernación.
No se trata de cerrar todo y concentrarnos en Michoacán, se trata de soluciones en la justa dimensión del problema, y esas no se han acercado por no despertar el debate político de un gobernados totalmente discapacitado y un partido que estira la paciencia de los pobladores para llegar a la comodidad del 15 de febrero del 2014, donde no se celebrarían elecciones.
Tal vez la imagen del par de féretros envueltos en la bandera de México despertó a Miguel Barbosa y Jorge Luis Preciado. Desde la tribuna del Senado los coordinadores parlamentarios del PRD y el PAN exigieron comicios para relevar a Vallejo, ante la nula autoridad del gobernador interino Jesús Reyna en el combate a la delincuencia.

El jueves pasado escribí en este espacio la columna titulada ¿Sacrificará el PRI otros 6 meses a michoacanos por no renunciar a Vallejo..?( http://hugorenepaez.blogspot.mx/2013/07/sacrificara-el-pri-otros-6-meses.html) tres días después fue ejecutado la máxima autoridad de la zona naval de Puerto Vallarta, en Michoacán. La indolencia es tan letal como la brutalidad del crimen.

 

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com