Seguir a Hugo Páez

martes, 24 de abril de 2012

El timón golpeado

Hugo Páez

Dos eventos a los que asistió Enrique Peña Nieto deben preocupar a los asesores de Josefina Vázquez Mota: la reunión con los empresarios mas importantes de Monterrey, la pasarela en la Conferencia del Episcopado Mexicano. Los primeros no arriesgan nada si no ven terreno seguro, los segundos siguen molestos por el show que le montó el ex sacerdote Alberto Athié a Benedicto XVI en la visita a México, y posteriormente fue nombrado en una de las coordinaciones de campaña de la candidata del PAN.

Y para abonar a la mala racha, problemas técnicos de MVS cancelaron una entrevista con CNN programada para el domingo en la noche. Un día mas perdido en la tibia campaña de Vázquez Mota, que no logra prender, ni bajar a Enrique Peña Nieto en las encuestas, por el contrario, montó a Andrés Manuel López Obrador como sobra en la disputa por el segundo lugar. En la cancha contraria parecen traerlas a su favor, lo que pudo ser un mal fin de semana en el golpeado estado de Nuevo León, agraviado por la violencia e incapacidad del gobernador Rodrigo Medina, terminó con un resultado inesperadamente bueno, con una comida de primerísimo nivel en la casa de Lorenzo Zambrano (Cemex), con los tops del empresariado regio; esos que no dan paso en terreno dudoso, quienes además aceptaron la presencia de Rodrigo Medina. Un mensaje directo para el presidente Felipe Calderón y el PAN.

El triunfo de Medina sobre Fernando Elizondo en la elección estatal provocó grandes dudas, y a medida que se le descomponía el estado en una ola criminal imparable, en la que la institución insignia, el Tec de Monterrey, sufrió una caída en la matricula de nuevo ingreso cercana al 60%, los empresarios reventaron contra el PRI. El domingo cambió la historia, Lorenzo Zambrano abrió las puertas de su casa en un concilio con Alejandro Garza Sada de Alfa y Adrián Sada de Vitro a la cabeza. Cuatro días antes, en otras latitudes, el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Carlos Aguiar Retes, recibió en la puerta al candidato del PRI, marcando una gran diferencia con Josefina y Andrés Manuel.

Una jugada que parecía planchada para Vázquez Mota, por lo natural que resulta la simbiosis PAN – Iglesia, resultó en pólvora mojada a pesar del trato sumamente cordial con la candidata, que se metió literalmente hasta la cocina y se quedó a cenar. Pero al otro día el Arzobispo Aguiar Retes marcó la diferencia frente a los medios de comunicación, esperó a Peña Nieto en la puerta del Episcopado y facilitó las instalaciones para una conferencia de prensa. El mensaje fue claro: la iglesia católica tiene candidato.

El golpe de timón no funcionó, tampoco la multitud que incluyó Josefina en su equipo de campaña y cuarto de guerra. A lo mejor Vicente Fox tiene razón y va a necesitar un milagro.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/ twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx www.hugopaez.com