Seguir a Hugo Páez

miércoles, 18 de abril de 2012

El PRI sentó en el banquillo a Enrique Peña

Hugo Páez

Sin darse cuenta el PRI sentó en el banquillo de los acusados a Enrique Peña Nieto, en un afán por demostrar lo que sus opositores nunca aceptarán, y forma parte central de su campaña.
En dos puntos ubicados a 300 metros uno del otro, los dos grupos escenificaron lo que podría clasificarse como una comedia que terminó en una Babel política, al estilo de dos púgiles en la ceremonia de pesaje.
Josefina Vázquez Mota y el PAN aprovecharon la oportunidad del debate sobre los compromisos de Enrique Peña Nieto para quitarle pulcritud a la imagen del candidato puntero, según las encuestas.
La candidata del PAN viene de una crisis tempestiva que la obligó a dar un golpe de timón para librar la tormenta de errores. Las opciones se acortaron y sus generales afinan los sentidos para ver una oportunidad, y, ¡Eureka..! Pedro Joaquín Coldwell se las dio al instalar lo que llamó “Mesa de la verdad”, y el reto para demostrar que Peña miente.
La mesa de la verdad se convirtió en mesa puesta para el PAN. Si el punto central de la campaña del ex gobernador mexiquense son los compromisos, y ser cumplidor, el PAN va por probar lo contrario, aprovechando las imprecisiones de la información.
En un escenario propicio para mitin político, el PRI decidió instalar una mesa al estilo estudio de televisión, con miembros del jurado y un puñado de escuchas, mientras Acción Nacional llenó de simpatizantes y vecinos su área ubicada a 300 metros.
En estos momentos los reflectores de los medios se concentraron en descubrir si Enrique Peña Nieto miente o no; El problema para el PRI, es que siempre quedará la duda sobre el 100% de los compromisos cumplidos, por lo tanto, el PAN tendrá su bandera por el resto de la campaña. Si eso servirá o no para revertir la ventaja de Peña, es otra historia, sin embargo en estos momentos Josefina no tiene muchas opciones, y el anzuelo que mordió el cuarto de guerra tricolor le cayó del cielo.
Josefina no dejó pasar la oportunidad, prometió que de ganar la presidencia de la República, terminará el “Puente sin fin”, y en otras latitudes, Peña pidió a los partidos el cese de hostilidades. La petición del candidato del PRI deja ver que el reto de su partido al PAN no fue del todo acertado. José Carlos Ramírez Marín abandonó el diálogo, y a lo lejos quedaron Pedro Joaquín Coldwell y Luis Videgaray viendo la batalla a distancia.
Seguramente no habrá una segunda parte del debate, el CEN del PRI sentó en el banquillo de los acusados a Enrique Peña, tal vez sin medir lo difícil que es controlar un encuentro de este tipo, en donde los contrincantes siempre se dirán ganadores.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com hugopaez@prodigy.net.mx