Seguir a Hugo Páez

martes, 7 de febrero de 2012

Josefina sin ataduras y en óptimas condiciones

Hugo Páez

         “Va a ganar Ernesto Cordero, aunque tu sigas escribiendo que va a perder con Josefina”, me dijo por última vez Max Cortazar una semana antes del 5 de julio, en un evento donde coincidimos el sábado 28 de enero.
         El tono siempre cordial y tranquilo contrastaba con su lenguaje corporal: tenso y preocupado. De nuevo me explicaba esa línea de razonamiento cuasi mágica, donde los militantes ocultan a las encuestas su verdadera intención de voto, o estas no atinan a dirigirse al universo real de electores que darían la victoria a Ernesto, aún cuando el padrón de Acción Nacional estuviera disponible en un porcentaje aceptable.
         Al final ganó el PAN y perdió Felipe Calderón. Contra los pronósticos por la turbulencia de los últimos días, la militancia redefinió al partido dentro de los parámetros de su propia naturaleza; tal como lo hicieron en el 2006 contra el oficialismo de Vicente Fox, que, comparado con los esfuerzos de Calderón por sacar adelante a Cordero, fue totalmente tibio.
         La señora de la casa resistió, como resisten millones de señoras en los hogares mexicanos ante la adversidad, ante la discriminación de género, y la supuesta desventaja física, a la que sacan partido y convierten en pilar de las familias.
         Las últimas semanas, quizá mas preciso, los últimos días; liberaron las pocas ataduras de Josefina con el gobierno federal.
Los golpes fueron brutales, sus contrarios internos rebasaron la línea a costa de comprometer al PAN, y nunca se oyó firme el lamento de Gustavo Madero, o el de Felipe Calderón, por esas prácticas antidemocráticas; dos líderes que hubieran detenido la infamia.
No ocurrió, ahora Josefina llega mas libre que cualquiera de los candidatos, aun cuando es obligado ir a la guerra en equipo, agrupar a todos los frentes posibles, contra las alianzas encabezadas por el PRI y el PRD.
         El PAN va solo, pero con una candidata sólida que deberá poner distancia, en pocas semanas, de López Obrador. No hubo rompimiento, se evitó una crisis dolorosa que beneficiaría a Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel.
         Necesitará un fuerte impulso; debe aprovechar la claridad de su triunfo en la primera vuelta, y abordar a un partido que libró la contienda mejor de lo esperado.
         Josefina y el PAN evitaron el desgaste de la segunda vuelta, sin embargo los espera la prueba final con un opositor muy fortalecido y con amplia experiencia; e inesperadamente aparece un cuarto pasajero: Elba Esther Gordillo, quien tal vez imponga a una mujer para enfrentar a la candidata panista, a favor del PRI.
         La primera candidata de un partido fuerte abre la puerta y dice: “México está listo para una mujer”. Debe probarlo.           

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com