Seguir a Hugo Páez

jueves, 24 de noviembre de 2011

Nada justifica echar mano de las AFORES como propone López Obrador

Hugo Páez

Nada mas faltaba que Andrés Manuel López Obrador esté pensando en meterle mano al dinero de los trabajadores acumulado en las Afores, para echar a andar la promesa de arreglar los problemas de México en seis meses, como lo dijo en MVS Radio.
Los 1.6 billones de pesos del Sistema de Ahorro para el Retiro es dinero que se quita del sueldo de los trabajadores. No es por venta de energéticos, ni de impuestos, es dinero de millones de personas, equivalente a la reserva del Banco de México calculada en 130 mil millones de dólares; sin embargo, López Obrador, el PRD, PT y Movimiento Ciudadano registraron en el IFE un Plan de Gobierno que plantea hacer uso del 50% de las Afores para invertir en infraestructura para energéticos.
Algo totalmente fuera de la ley y de la protección que consiguieron reformar en el artículo 123 de la Constitución Mexicana. De prosperar la idea, estaríamos ante una medida autoritaria, como las que sirvieron a Hugo Chávez en Venezuela para arrancar proyectos de asistencia social que resultaron un verdadero desastre.
         De llegar Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República podría concretar la arbitrariedad presionando al Congreso para modificaciones legales que le permitan brincar los parámetros establecidos para la inversión de las Afores que en estos momentos permite inversiones del 15% en proyectos de riesgo moderado, un 5% en inversiones fuera del país, y un 80% en papeles gubernamentales, que son los de menor riesgo.
         Lo que para algunos son metas ridículas, como la solución de los principales problemas del país en seis meses, para quien no respeta la ley no hay caminos que los detenga alguna barreras legal, aun cuando tengan que amañar lo que sea para brincar sobre el interés de millones de ahorros de los trabajadores.
         Precisamente ese fue el espíritu de la reforma, aplicar candados que impidan echarle mano al fondo para utilizarlos en proyectos que pueden resultar desastrosos, como ocurrió en Estados Unidos en la crisis del 2008, donde al final de cuentas los grandes proyectistas, financieros, bancos, empresas transnacionales, todos, salieron beneficiados, menos los dueños de los ahorros y los consumidores.
         La tentación es muy grande, Andrés Manuel dice que la inversión sería en infraestructura energética, sin embargo los órganos colegiados que regulan la inversión de las Afores pasan primero por el Comité de Riesgo, y no todos los proyectos energéticos son aprobados ya que la prioridad es la protección al ahorro. Por eso un 80% del monto total va a papeles gubernamentales que no tienen otra prioridad que cuidar el dinero, no existen metas de programas sociales u otros proyectos que sirvan de capital político.
         Habría que tener cuidado de alguna actitud justiciera que trate de invertir el dinero que usted y yo tenemos guardado en las Afores, y que la ley nos impide tocar salvo circunstancias muy especiales;  la inmensa mayoría está ahí, en el Fondo, aguardando que se cumpla la edad de retiro, para una mejor vejez. A menos que alguien promueva el desfalco para saludar con sombrero ajeno.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx