Seguir a Hugo Páez

jueves, 10 de diciembre de 2009

Felipe Calderón crece a Ernesto Cordero; calumnias apuntan a Margarita Zavala

Hugo Páez

· “La Jefa” Patricia Flores Elizondo se defiende en Los Pinos.
· Calumnias apuntan a Margarita Zavala.
· El PRI pierde un delantero en el Banco de México, pataleo en el Senado.
· Se despeja el camino de Manuel Clouthier a la candidatura de Sinaloa.

Patricia Flores Elizondo se defiende en Los Pinos ante su inminente salida. La opción de contender por la gubernatura de su natal Durango puede ser una retirada sin gloria, aún cuando reciba el respaldo de su tío, el Secretario de Turismo Rodolfo Elizondo, de Presidencia de la República, y del grupo político duranguense del subsecretario de Derechos Humanos de PGR, Juan de Dios Castro.
El retardo en la decisión presidencial para presentar los cambios en el gabinete tuvo ingredientes difíciles, en el primer escenario, Patricia Flores aparecía entre los candidatos a sustituir a Ernesto Cordero, con las resistencias del Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont. Heriberto Félix Guerra fue una opción de último momento, lo delata el bajo perfil, casi exclusivo de Sinaloa.
Los cambios en Los Pinos podrían aguantar hasta el mes próximo, y no se reducen a la oficina del presidente, sin embargo, en estos momentos las indefiniciones está a la orden de día.
Las constantes apariciones públicas de Margarita Zavala ayudan enormemente a la imagen de presidencia. Una cara amable, una madre que exhala confianza y calor de los hogares mexicanos, siempre será el puntal necesario, más, al final del tortuoso debate en el Congreso del presupuesto de Ingresos y Egresos de la Federación que bajaron el raiting de Felipe Calderón en 17 puntos. Sin embargo, la esposa del presidente debe estar conciente de la capacidad de sus enemigos gratuitos que harán todo lo posible por manchar su nombre con insidias de supuestos negocios familiares, sin pruebas, pero con la efectividad de la calumnia.
Indudablemente Margarita Zavala se consolida como un importantísimo activo del PAN y del futuro candidato presidencial. El movimiento estratégico de Felipe Calderón dará mayor exposición en los medios a Ernesto Cordero, y se quita de encima la actitud opositora de Guillermo Ortiz, recordemos que cuando el presidente trató de impulsar proyectos para detonar el mercado interno del país mediante la reducción de intereses crediticios, se topó con constantes negativas del gobernador del Banco de México; el priismo lo interpretó como acciones electoreras, bajo las presiones de los secretarios de Hacienda, Agustín Carsten y el de Economía, Gerardo Ruiz Matos, quienes salieron a refutar los argumentos de Ortiz basados en la falta de condiciones para bajar las tasas de interés.
Los choques fueron constantes, Guillermo Ortiz tendió una barrera que evitó más accesos a créditos, por lo tanto, no se logró la percepción de bienestar económico antes de las elecciones del 5 de julio, que resultaron en el desastre histórico panista que costó la cabeza al presidente del partido, Germán Martínez Cázares. El presidente tenía que eliminar ese trabuco que beneficio al PRI.
Ayer no solo arrancó la sucesión presidencial de Felipe Calderón, arregló las próximas batallas electorales del 2010, despejó el camino a Manuel Clouthier Carrillo para competir por la gubernatura de Sinaloa al designar a Heriberto Félix Guerra como Secretario de Desarrollo Social, solo falta que el aguerrido “Maquio” junior se decida, tiene a un titular de Sedesol cuñado y paisano, que además le aportaría experiencia electoral, ya que compitió contra Jesús Aguilar Padilla en el 2004, además de conocer todos los trucos de su ex jefe Juan Millán, principal promotor de la candidatura priista del senador Mario López Valdés que choca con los intereses del gobernador y su candidato Jesús Vizcarra, denostado por el fuego amigo que lo relacionó en una fotografía publicada en un periódico nacional con el narcotraficante Ismael “El Mayo” Zambada. Son las condiciones del enemigo las que pueden facilitarle a Felipe Calderón la victoria en algunos estados, batallas también necesarias para contener a sus opositores al interior del PAN.