Seguir a Hugo Páez

miércoles, 26 de abril de 2017

Tiene razón López Obrador, están nerviosos

Hugo Páez


Tiene razón Andrés Manuel López Obrador, tiene nerviosa a la plutocracia, a gran parte de la clase media, a los más conservadores de los más pobres -existen en un buen porcentaje- pero sobre todo a columnistas y medios de comunicación que se le acercan cuando avanza, en esos últimos meses que se convirtió en El Inevitable.
Sin embargo, esos mismos respiran en silencio eufórico cuando algún golpe lo debilita, esperanzados en que lo bajen de la nube.
Los nerviosos juran que la presunta tregua de López Obrador y la renuncia a la Cacería de Brujas es una simulación. Que la autoridad moral podrá devenir en autoritarismo, que no hay mucha lejanía con el populismo de Nicolás Maduro en Venezuela, de Daniel Ortega en Nicaragua y su esposa Vicepresidenta, y de Evo Morales en Bolivia, quien se las arregló para sumar en el 2020, 14 años en el poder. 
Por cierto, Maduro anunció el miércoles el retiro de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA), por convocar a una reunión para analizar la situación del país. Así la decadencia de un megalómano que arrastra a su país al abismo.
El video escándalo de la ex candidata a la alcaldía de Los Choapas Veracruz, Eva Cadena, es uno de esos golpes que calmó los nervios de muchos, por el rebote contra la candidata morenista al Estado de México, Delfina Gómez Álvarez, tal como se vió en las encuestas ganadores-perdedores del posdebate. Algunas la entierran en cuarto lugar, las más favorables en tercero.
Andrés tomó la bandera anticorrupción, el problema número uno del país junto a la inseguridad, sin embargo, en una respuesta incongruente, una cofradía en el Congreso, con fuerza suficiente, boicoteó la real autonomía del Fiscal Anticorrupción.
Apresurados anclaron la Fiscalía a lineamientos que lo hacen rehén de la PGR de Raúl Cervantes Andrade, vía publicación en el Diario Oficial. Incongruente y fétido porque uno de los departamentos con mayor fama de  corrupción es la Procuraduría que maneja a los ministerios públicos, y a las delegaciones en los estados asediados por el crimen organizado, esto es, a la mayoría.
Esta simulación de cambio en el Congreso mantiene cierto blindaje a López Obrador, a fuerza de vivir durante años en la austeridad asceta, y en contacto con muy pocos para mantener una relativa asepsia.
Hasta el momento el candidato presidencial de Morena mantiene la bandera de anticorrupción y fuerza moral, a pesar de un pasado cercano con René Juvenal Bejarano y Gustavo Ponce, su entonces Secretario de Finanzas, además de José Luis Abarca, y las más recientes adquisiciones: Eva Cadena, Ricardo Monreal y Delfina Gómez.
Pero Eva, y Delfina en menor medida, dan ese respiro a los nerviosos. Andrés Manuel solo tendrá que repasar los medios de comunicación en las últimas 72 horas para observar la ausencia de esa repentina empatía en columnas periodísticas, a raíz del escándalo de Eva. Antes de eso, la interesada cercanía era un reflejo de supervivencia, provocado por el “que tal si gana”.
En ese registro podrá incluir a empresarios, líderes sociales, intelectuales y notables que se acercaron en la penumbra porque “¡que tal si gana..!”. Nada nuevo Andrés, es la historia de la política en cualquiera de sus latitudes.
El brote de nerviosismo provocado gracias al electrocardiograma de las encuestas que lo encumbraron como El Inevitable, también puso nervioso al propio Andrés Manuel, y se vio obligado a anunciar una tregua, y hasta cierta impunidad, para evitar un golpe violento de los más peligrosos que lo ven como una amenaza inevitable.
Sin embargo faltan los estudios de campo que midan el daño de Eva y la medianía de Delfina, quien ni siquiera parece darse cuenta que retener el 10% del salario a trabajadores del Ayuntamiento de Texcoco, como apoyos a un presunto grupo interinstitucional, a un grupo de poder encabezado por Delfina e Higinio Martínez, llamado “Grupo de Acción Política”, es completamente ilegal.
De bajar en las encuestas, el tabasqueño verá cómo se pondrán nerviosas las nuevas adquisiciones de Morena, que le juraron fidelidad desde las bancadas del PRD en el Senado y Diputados, amén de otros apuntados personajes espontáneos.
Pero no hay que menospreciar el cinismo, así como le dieron la espalda al PRD de Miguel Mancera Espinosa y Alejandra Barrales Magdaleno, y organizaron un golpe a la coordinación parlamentaria en el Senado, podrán sonreír de nuevo al PRD para “hacer una gran alianza de las izquierdas”.
En esta clase, la congruencia es la ausencia.
El 6 de abril comenté en este espacio (http://ow.ly/3ukC30bbZm3): Al menos cinco de los desertores buscan candidaturas apoyadas por Morena para la gubernatura de sus estados: Barbosa en Puebla, Cuellar en una segunda oportunidad en Tlaxcala, Zoé en Chiapas, Rabindranath y Demédicis en Morelos, Delgado la Jefatura de Gobierno, etcétera.
Los nerviosos piensan que Andrés Manuel suaviza posiciones de manera simulada, que al final de cuentas la crucifixión de personajes destacados en el Estado de México le abrirá Los Pinos en el 2018, como una respuesta a los encabronados, que son mayoría.
Sin embargo, esos nerviosos se niegan a dar el paso real anticorrupción en estos momentos, por obvias razones.

twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx