Seguir a Hugo Páez

martes, 21 de febrero de 2017

La bodega de corrupción del Nuevo PRI

Hugo Páez
   
Lo dejaron pasar. Pensaron que tenía los hilos del estado para asegurar la continuidad del PRI. No fue así, ahora es altamente radioactivo y urge atraparlo.
A pesar de los desencuentros con el capitán tricolor del momento, Manlio Fabio Beltrones, y las madrizas disfrazas de broma al precandidato del PRI Héctor Yunes Linares, fueron totalmente tolerantes con el impune Javier Duarte de Ochoa.
El hallazgo de objetos y documentos incriminatorios de Karime Macías, esposa de Duarte, en una bodega de Orizaba, es sólo parte de la historia de corrupción del Nuevo PRI, etiqueta otorgada por Enrique Peña Nieto al joven gobernador como una de las promesas para el 2018. Ahora es el proscrito, y la curia tricolor hace lo imposible por desligarse de lo que representó, de lo que financió, y de las fortunas alternas que gestaron nuevos multimillonarios en el partido.
La conferencia del Fiscal General Jorge Winckler Ortiz en el centroide de la bodega, es el recuento de lo abominable, de presuntas cuentas bancarias registradas con la desfachatez de la caligrafía personal de Karime -ya hablará el perito sobre la autenticidad-, y de otros objetos, sumado a una cantidad de propiedades que requieren la ubicación en un mapa para no perder la brújula en la abundancia. Ahí en el galerón, posaron los prófugos en imágenes instantáneas enmarcadas para engrosar la fosa séptica de los Duarte. Del Nuevo PRI, pués.
El hallazgo es de una riqueza electoral sin precedente, para la oposición, claro, en contraste con los positivos que pueden dar el uno o dos centavos menos en el costo del litro de gasolina, anunciado por la Secretaría de Hacienda de José Meade Kuribreña. O la explicación del presidente Enrique Peña Nieto a un grupo de periodistas sobre la producción, refinación y finanzas petroleras, donde el fantasma del líder de Morena Andrés Manuel López Obrador arrastró cadenas de opositor puntero, en Los Pinos.
Me llega por mensajes directos y redes sociales el dolor de los veracruzanos al ver el versallesco descubrimiento, frente a las carencias a que fueron sometidos durante dos sexenios: el previo a la infamia con Fidel Herrera Beltrán, y el clímax con Javier y Karime Duarte.
Poco se habla de la complicidad de la federación, de la ineptitud del CISEN de Eugenio Imaz para informar a tiempo de la putrefacción de las entrañas jarochas, del buen ambiente que Javier tenía con sus pares de la CONAGO, que sabían mucho de lo que estaba pasando.
Poco se habla del nulo trabajo de la entonces procuradora Arely Gómez González en el caso, premiada nada menos que con la Secretaría de la Función Pública, la dependencia que revisa y escruta a funcionarios.
Nada se habla en la PGR de Raúl Cervantes Andrade sobre la posible responsabilidad penal de estas complicidades, esas que dejaron al cerdo en su chiquero, pensando que era garantía de continuidad del PRI en Veracruz, la promesa del Nuevo PRI.
      
   fACEBOOK.jpg
   
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx