Seguir a Hugo Páez

jueves, 5 de enero de 2017

Siembra de miedo para frenar protestas, Videgaray Secretario de Estado estilo USA

Hugo Páez

El retorno del precandidato Luis Videgaray Caso se construye en una posición privilegiada, equivalente al Jefe del Departamento de Estado de USA por su jetatura hacendaria y cercanía con Enrique Peña Nieto.
Un movimiento esperado que mueve el tablero sucesorio en medio de una crisis inédita, con saqueos y pánico mediático que hacen suponer siembra de miedo para frenar protestas sociales.
Videgaray no carga con el gasolinazo, pero es evidente que después del error mediático en la invitación a Donald Trump para visitar Los Pinos y el aumento a los combustibles, el escrutinio público y reacción de la sociedad civil a las decisiones de gobierno, es el más valioso aprendizaje para no repetir la faena.
Poco a poco ese escrutinio irá afinando sensibilidades, de tal forma que veremos en un futuro próximo reacciones de reclamo y protesta a temas de menor impacto.  
Así se construyó la efectividad de las tecnologías de la información en redes sociales, como un impulso contra el olvido y desidia popular, a esa que apuestan los gobiernos para imponer acciones dudosas y controvertidas.
En poco tiempo veremos el reprobo social, en el ámbito de gobierno a que corresponda, a las designaciones de amigos en la administración pública, simplemente por estar ‘hermanados’ o en complicidad con el príncipe en turno.
Pero el criterio popular no es infalible.
De acuerdo a los datos, las más de las veces es falible, irreflexivo y frívolo, de acuerdo al profesor Robert Hernández de la Universidad de California, aunque el tiempo es un mecanismo que lo moldea y reencauza, a partir de opiniones especializadas.
Una vergonzosa prueba de histeria popular fueron los XV años de Rubí en San Luis Potosí, desatando inclusive la pequeñez y estupidez de gobernantes como el propio gobernador de la entidad Juan Manuel Carreras y el impresentable alcalde de San Blas Nayarit, Hilario Ramírez Villanueva “Layin”.
El problema es que esas aberraciones ganan elecciones en esa misma sociedad civil que ahora se levanta y boicotea lo que puede por el aumento al precio de la gasolina, inclusive el delincuencial saqueo a tiendas departamentales que NO tiene justificación alguna.
Pero el gobierno y sus actores están ahora bajo una aguda lupa y un instrumento de difusión en redes sociales que verá avances espectaculares en los próximos años que cambiarán el concepto de medios de comunicación, más allá de portales, correos, twitter, facebooks y mensajería.
Y en este maremagnum de apariencia caótica, la credibilidad personal, objetividad y la capacidad de análisis de opinadores y comunicadores jugará un papel fundamental.
El anonimato perderá fuerza y la ingenuidad será desplazada. De hecho los usuarios de tecnologías de la información como teléfonos móviles, computadoras y televisiones reaccionan actualmente con mayor madurez a la información, que la que fluía tres años atrás.
No hay fórmulas para atenuar una decisión frontal como el aumento significativo a los combustibles, la molestia social es comprensible inclusive para Enrique Peña Nieto, pero el grado de incertidumbre y pánico provocado puede rebasar cualquier cálculo, los próximos días serán de tensión y miedo. Ahí es necesaria la pericia que el gobierno federal no ha demostrado.


 fACEBOOK.jpg
    
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx