Seguir a Hugo Páez

martes, 6 de septiembre de 2016

Peña Nieto vive el sexto año de Calderón

Hugo Páez
   
Poco a poco empiezan a abandonar el barco ante lo que perciben como probable zozobra. Por naturaleza y ubicación, los operadores de comunicación social miden el pulso antes que otras áreas en la administración federal, a partir de los síntomas se empiezan a acercar a las nuevas promesas, en este caso el PAN, tal como le ocurrió a Felipe Calderón Hinojosa a finales del 2011 con el entonces prometedor candidato del PRI Enrique Peña Nieto.
Pero no sólo ellos, a niveles de subsecretarías y direcciones generales la alarma se anticipa por el cúmulo de problemas en el gabinete y sucesos como la visita de Donald Trump y el rechazo de Hillary Clinton a la invitación del presidente Enrique Peña Nieto.
Los codazos en el gabinete son incontenibles, el retorno de Manlio Fabio Beltrones Rivera a la vida política en el gabinete, o en proyecto propio, suma a la complejidad del paisaje priista donde Enrique Ochoa Reza se levanta cada mañana con nuevos retos. Lo mismo le ocurre a Miguel Osorio Chong, Aurelio Nuño Mayer y Luis Videgaray Caso.
Pero el olor a derrota cambia las condiciones, acelera las infidelidades y se guía por la supervivencia. Después de la alternancia en el 2000, Felipe Calderón y Josefina Vázquez Mota vivieron esa condición humana que puede calificarse como deplorable, pero es un reflejo instintivo.
En el propio Partido Acción Nacional la mejor tabla de salvación en el 2012 fue el Senado, en segundo lugar la Cámara de Diputados y posteriormente los congresos locales. En lenguaje coloquial el pastel se achicó, tal como le ocurrió al PRI en el sorpresivo 2000. Ejemplos de ese acercamiento sobran: José Meade Kuribreña, Dionisio Pérez Jácome, Eduardo Medina Mora, por citar muy pocos de los muchos.
Indudablemente Peña Nieto apresura desde ahora el sexto año de Felipe Calderón, se escucha por todos lados el violento pataleo del gabinete que dejará muchos rencores y potenciales traiciones. La visita de Trump aceleró ese instinto, la reacción más clara es la de Claudia Ruiz Massieu por su tema de política exterior que la obligó a demostrar en una campaña mediática su total oposición al diálogo en Los Pinos con el republicano.
Por género, Claudia se asume como la natural opositora a la panista Margarita Zavala Gómez del Campo, aún cuando Ivonne Ortega Pacheco levantó la mano en ese ring.
Preocupante para el partido en el poder el olor a sangre de la derrota anticipada, apuntalada por las encuestas, corre por los ductos de las redes sociales y convierte al más manso en inquisidor. Pregunten al calderonismo, y estamos hablando de cuatro años menos de avance tecnológico.
     
   fACEBOOK.jpg
   
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx