Seguir a Hugo Páez

martes, 20 de septiembre de 2016

Los nervios de López Obrador

Hugo Páez
   
Sus tesis son cada vez más delirante, salmos moralistas y demonios del PRI y el PAN que toman la absurda alianza para conjurar a Margarita Zavala Gómez del Campo como presidenta en el 2018 ¡Y todo para evitar la llegada de Andrés Manuel López Obrador a Los Pinos en su tercer intento, ya que el voto útil benefició a Felipe Calderón en el 2006 y a Enrique Peña Nieto en el 2012.
A medida que le aparezcan manchas a Morena, la psicosis pronto alcanzará dimensiones internacionales con la intervención de la CIA, KGB, Mossad y el MI6.
Ya se vio la recolección en ‘efectivo’ de Pedro Pablo de Antuñano, la mano derecha del segundo, del segundo de López Obrador: Ricardo Monreal Ávila, que viola el primer mandamiento: NO corrupción.
No hay forma de ocultar la evidencia operativa del director Jurídico y de Gobierno de la delegación Cuauhtémoc, enterrado por sus declaraciones contradictorias y la trampa que le esperó a tres cuadras de la usual ubicación del retén de revisión.
Se sabía de los pasos del cobrador de Monreal y el manejo de flujo calculado en millones, pero la frugalidad de la caja de cartón, como contenedor de 600 mil pesos, simples ‘cacahuates’, dan una idea de los montos cotidianos.
Pero Ricardo no mete las manos al fuego por nadie. Así lo declaró y va por la crucifixión pública de su segundo, no hay la menor duda.
Con la creación de su propio partido, el líder morenista carga ahora con el peso de sus militantes que son gobierno, que tienen las manos metidas en el presupuesto y en todo lo que no pasa por los libros ni está al alcance de alguna auditoría. En la Cuauhtémoc es un demonial, algo parecido en la Benito Juárez de Christian Von Roehrich y ahí tendrán que intervenir el PAN de Ricardo Anaya Cortés y el Zar Anticorrupción Luis Felipe Bravo Mena.
Los movimientos de los funcionarios del PRD, por más sucios, nunca le hicieron daño a López Obrador. Como presidente, candidato y líder de Morena le serán abonados todos los negativos, en especial las corruptelas que pegan a la transparencia, limpieza y rendición de cuentas como promesas inalcanzables por otros partidos. De estas no podrá zafarse.
No hay forma de desligarlo de la operación recolección de Antuñano y la sospecha que es uno más en las delegaciones morenistas. Sus huestes no dudarán en juntarle la pira a Monreal para salvar a El Salvador, pero estos tiempos no son de tragarse nada, como pontifica él: “a otro perro con ese hueso”.
De nada valdrá la declaración 3de3 y la prematura herencia a sus hijos de la finca de Chiapas, para levantarse como el más pobre de los candidatos pobres.
En los cuartos de guerra adversarios deben cocinarse fórmulas mediáticas para tirarlo del pedestal, una saga nada fácil contra un personaje acostumbrado a depositar sus cadáveres en otros closets.
Andrés Manuel se ve reciclado, nervioso, cansado y superficial, la Rebelión en la Granja es otra ocurrencia más, pero el público le va a pedir cada vez más diversión, y aún le faltan dos años para la meta.
   
   fACEBOOK.jpg
   
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx