Seguir a Hugo Páez

jueves, 26 de mayo de 2016

Lavadores y narcos en Aeropuerto, Carstens debe explicar a Videgaray

Hugo Páez

Dos empleados del Aeropuerto de la CDMX fueron detenidos en enero por formar parte de una red de distribución de cocaína. Ahora una serie de tiendas del Duty Free fueron intervenidas por Aduana de la Secretaría de Hacienda de Luis Videgaray por un asunto que alertamos en esta casa editorial ocho años atrás en el 2008: el empresario colombiano - libanés Abdul Waked Fares investigado por la DEA y la Interpol había adquirido concesiones en la Terminal 2, autorizadas por la Secretaría de Hacienda de Agustín Carsten Carstens, ahora Gobernador del Banco de México.
El director del AICM Héctor Velázquez negó las acusaciones contra Abdul Waked, en entrevista nos dijo “Son calumnias y mentiras, ya lo investigó Hacienda y no hay nada, por eso autorizó la asignación de la licitación” (portada y entrevista http://goo.gl/kQYyBq).
Terrible cuando no se quiere ver, a pesar de la evidencia presentada. No hay otra forma de interpretar la ligereza de la autoridad y la complacencia sin sospechar de corrupción, en este caldo de cultivo que hemos sufrido durante lustros urgen las leyes del Sistema Nacional Anticorrupción con dientes y autonomía.
No se puede quedar en la impunidad una operación que ahora fue interrumpída por la irrupción del Departamento del Tesoro de Estados Unidos contra el Grupo Waked que encabezan Abdul y su sobrino Nidal.
Hay nombres y fechas de funcionarios, negaciones en su momento del director de Aeropuertos y Servicios Aéreos Ernesto Velasco León de la SCT de Luis Téllez Kuenzler en el sexenio de Vicente Fox Quezada.
Ahora también se pretende desligar ASA de Alfonso Sarabia de la Garza y el Aeropuerto dirigido por Alexandro Argudín de toda responsabilidad al dejar pasar el tema, pero el AICM es un gran foco rojo de tráfico de droga, dinero, personas y todo tipo de mercancía ilegal.
Los dos empleados implicados en la red de distribución de cocaína en enero de este año es un ejemplo de la falta de controles, la revisión efectiva de todo lo que pasa por ahí no rebasa el 3%, y con esa probabilidad cualquier cártel se la juega sin problema.
Sin embargo lo de Abdul Waked no se trata de tráfico clandestino sino de una red empresarial que compra voluntades para operar, y ahí está trabajando desde la creación de la Terminal 2. Es una advertencia para el proyecto y obra del nuevo aeropuerto, Gerardo Ruiz Esparza y el mexiquense Adrián Del Mazo Maza director general de Autotransporte Federal, hermano de Alfredo Del Mazo Maza deberán modificar los mecanismos de control y precisar la responsabilidad de cada una de las partes de ese gran conglomerado que permitió la entrada de Abdul Waked, aún con la advertencia.
El nuevo aeropuerto será muy codiciado para este tipo de mafias, habrá que estar pendientes de la operación del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México bajo la dirección de Alejandro Argudín Le Roy, procedente del aeropuerto mexiquense de Toluca.
En el 2008 preguntamos su opinión al capitán Jesús Ramírez Stabros, diputado del PRI y ex dirigente del sindicato de pilotos, respondió que el Congreso pediría una investigación a fondo: “El aeropuerto es una cajita de sorpresas, nada más hay que investigar un poco y salen cosas… es evidente que hay corrupción en las licitaciones y permisos, se privilegia a otros sobre cadenas internacionales muy prestigiadas” (entrevista http://goo.gl/kQYyBq).
Lo dicho, el Sistema Nacional Anticorrupción no sólo es necesario, es impostergable, veremos el lunes el papel de la oposición en el Congreso para ver si repetimos la historia o se da el verdadero cambio.

twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx