Seguir a Hugo Páez

jueves, 8 de enero de 2015

Voló Paloma Guillén, una subsecretaria que no debió ser

Hugo Páez

Ninguna de las tragedias de los migrantes ha resultado tan abrumadoramente burocrática, como la estancia de Mercedes del Carmen Guillén Vicente en la Subsecretaría de Población, Migración y Asuntos Religiosos de Gobernación.
Ayer renunció para contender por una diputación federal en Tamaulipas, y de ahí buscará la gubernatura.
Su paso resultó fatal. Dos años con un timón a la deriva en un tema que recrea la tragedia cotidiana de miles de personas que se suman al transitar de los inmigrantes mexicanos, desde Honduras, El Salvador y Guatemala, principalmente.
La cuota de su nombramiento fue tan evidente, que durante semanas permaneció el seudónimo “Paloma”, como nombre propio de Guillén Vicente, en el portal de la Secretaría de Gobernación de Miguel Ángel Osorio Chong.
Cómo uno de los fenómenos mundiales de alto impacto, la migración arrastró a México en el infame destino de miles de niños migrantes atorados en la frontera con Estados Unidos, y otros deportados a su país de origen, en la terrible aventura del reencuentro con sus padres.
En esa atmósfera de indignación mundial, Enrique Peña Nieto nombró a Humberto Mayans Canabal, Coordinador de Migración en la Frontera Sur, ante la incompetencia de Mercedes del Carmen, con resultados igual de frustrantes e incoloros.
En julio del año pasado, el presidente de Guatemala Otto Pérez Molina se reunió con Peña Nieto en Chiapas, arrancaron el Programa de la Frontera Sur con la expedición de tarjetas de Trabajador Fronterizo y Visitante Temporal para ciudadanos guatemaltecos. Después de los discursos y los buenos propósitos, el problema permanece intacto, la persecución de migrantes, con un policía al frente del instituto Nacional de Migración, Ardelio Vargas, habla del enfoque erróneo del problema.
Consulto con mi gurú en estos temas, Tonatiuh Guillén, director del Colegio de la Frontera. Le pregunto sobre el perfil que debe ocupar el nuevo Subsecretario(a), responde que es necesario hacer un esfuerzo de innovación, con visión amplia de desarrollos en dos grandes retos: los mexicanos en Estados Unidos y la frontera sur.
Veremos si la decisión en Los Pinos responde a la expectativa.
El drama humano necesita de grandes esfuerzos, de perfiles profesionales comprometidos con este gran dilema, de enormes disyuntivas y de bajo lucro político. Ese el gran enemigo de la solución.
Este drama se enfrenta una y otra vez al desinterés.
En el Senado sufrió una de las grandes derrotas al nombrar a la velocista Ana Gabriela Guevara como presidenta de la Comisión de Asuntos Migratorios. La sonorense montó en cólera al enterarse de la papa caliente que le echaron encima, pero a dos años de esa indigestión, su esfuerzo, que arrancó de cero en el tema, ha logrado cierto reconocimiento de académicos y expertos en la materia, contrario al desenfado de la Subsecretaria que deja el puesto para ubicarse en otro excipiente que cumpla con su proyecto personal.
Así la clase política del momento.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com