Seguir a Hugo Páez

martes, 2 de diciembre de 2014

Es legal, ese es el problema, esa es la coartada del abuso

Hugo Páez


Un golpe al sentido común y al intelecto al presenciar a un grupo en franca violencia con bombas molotov, agresiones físicas y acciones clasificadas como homicidio en grado de tentativa el 20 de noviembre, para recibir disculpas implícitas en la liberación de un juez.
Conocemos la faena: la autoridad integra mal o a medias el expediente acusatorio, aún cuando existan evidencias, testigos y videograbaciones.
Esa autoridad antepone su supervivencia política sobre la ley y el Estado de Derecho. El juez no tiene más que sentenciar en base a las intencionadas malechuras del Ministerio Público y sanseacabó. Los ciudadanos espectadores una y otra vez somos totalmente burlados por el vaudeville escenificado por gobierno y violentos.
Más leyes es más de esa burla ¿Fueron necesarias ayer en el el bloqueo al aeropuerto de Oaxaca? ¿En el incendio de patrullas? ¿En el vandalismo y la violación al derecho de millones..?
La historia de esta “locura legal” violentó toda lógica al ver primero el libre transitar de Amado Yáñez por el fraude de Oceanografía, aún cuando juren que no tocó PEMEX, se sirvió de él y posteriormente fue beneficiado por ese Estado de Derecho y la desfachatez de quien le asignó el arraigo en una de sus casas de playa en Acapulco.
Todo dentro de la legalidad.
La Ceteg en Guerrero y la Sección 22 de la CNTE puede joder la economía de miles en Acapulco y Oaxaca, ahora con el pretexto de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, antes con la reforma educativa. Antes se trató de las absurdas posiciones solidarias con otras organizaciones, hasta doblar a la autoridad, por dinero y beneficios, que más.
Todo dentro de esta legalidad administrada por el Estado.
El contratista Armando Hinojosa Cantú puede resultar beneficiado por licitaciones multimillonarias en el Estado de México y el gobierno federal, y a la par ser el proveedor de una residencia para la esposa de Enrique Peña Nieto, sin violar la legalidad.
La muy probable negligencia médica en la operación de Miguel Mancera dejó impune al cuerpo médico del hospital ABC, ante la responsabilidad civil del Jefe de Gobierno a someterlos a la ley por llevarlo al borde de la muerte en una cirugía cardiovascular.
No sabremos si hubo o no acción criminal, se perdió en el umbral de la legalidad.    
Florence Cassez ríe desde la Torre Eiffel en París después de ser sentenciada a 90 años por secuestro en México, rebajados a 60, puesta en libertad por presiones y una campaña mediática alimentada por los odios contra Genaro García Luna.
Tendrá que esconder su conducta patológica durante mucho tiempo, la legalidad de la libertad se basó en la violación al Debido Proceso, y el entonces presidente francés Nicolás Sarkozy que defendió esa ilegalidad hasta convertirla en legalidad, por conveniencia política, de nuevo ve reconstruído su futuro con el regreso al Elíseo.
Escucho a Miguel Ángel Osorio Chong, explica la libertad de los once acusados de homicidio en grado de tentativa basado en el Código Penal del DF, ese que fue moldeado por las bancadas de izquierda en la Asamblea Legislativa desde Marcelo Ebrard hasta Miguel Mancera bajo el timón de Manuel Granados. El Código recibió un maquillaje de burla para mantener esa legalidad que se erige como el principal problema de los demás, de los ciudadanos que pervieven en la vida cotidiana.  
 Estamos indefensos ante las decisiones que convierten a los absurdos en legalidad para beneficio político. No se trata de defensoría de derechos humanos, o de libertades corporativas de competitividad, como en los casos de corrupción. Esta locura “legal” tiene autores y beneficiarios, y de víctima a usted y a mi.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx

www.hugopaez.com