Seguir a Hugo Páez

jueves, 4 de diciembre de 2014

No veo el rostro de preocupación de Peña en ningún funcionario

Hugo Páez

Veo el rostro de Enrique Peña Nieto y ninguno de los funcionarios, inclusive gobernadores, refleja su preocupación, molestia y las huellas de los problemas acumulados.
Los lamentos no van más allá de pláticas de sobremesa, de echarse la culpa unos a otros. El poder Ejecutivo se queja del Judicial y el Legislativo, de los dos. Pero bajo su jerarquía todo se diluye. Dicho en otras palabras, la gran mayoría no vive ese estrés, les vale.
La crisis de seguridad se convierte en crisis política. Y ante la falta de soluciones y el crecimiento de los problemas, surgen voces que invocan a los salvadores.
Invariablemente aparece el nombre de Manlio Fabio Beltrones, otras el de Emilio Gamboa Patrón.
Ayer salió al paso para eliminar cualquier sospecha de autopromoción. Coincido con Beltrones en no se trata de cambiar hombres o nombres en el gabinete, no como solución a la crisis desatada por la barbarie en Iguala.
No coincido en la solución concentrada en las políticas públicas, a menos que se trate a largo plazo. Pero herramientas legales y políticas sobran y siempre podrán ser perfectibles, pero no se ejercen.
La inacción que estamos viviendo, como corrección política, frente a la violencia de grupos amparados en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, termina por ser una gran torpeza que voltea el ánimo de los ciudadanos contra los tres niveles de gobierno.
Pero la historia de México en capítulos sexenales  se limita a cofradías de amigos, de incondicionales. Y a los más capaces, pero sin pertenencia, los rodean de un campo minado “Haces lo que te corresponde dentro de estos límites”.
Son muy pocos los funcionarios federales de carrera y primer nivel, en el círculo concéntrico de Enrique Peña Nieto. No hablo de falta de capacidad, pero México no es un campo experimental, o no debería.
La desconfianza en una enfermedad insidiosa que sobrevalora la fidelidad y lealtad.
Felipe Calderón Hinojosa pecó de ella, se llenó de debutantes pero muy amigos, al final del día terminó por retirarles su confianza. Era evidente la novatez de Juan Camilo Mouriño, César Nava, Max Cortázar, Patricia Flores Elizondo, Ernesto Cordero Arroyo, Roberto Gil Zuarth, Gerardo Ruiz Mateos, Jordy Herrera, Dionisio Pérez Jácome, Germán Martínez, Alonso Lujambio, Alejandro Poiré, etcétera. Y las decisiones estaban ahí.
Ahora son otros los novatos, y resaltan en situaciones de crisis. El primer año y medio, dedicado a las reformas y a la Teoría del Estado, todo iba bien, hasta que faltaron las soluciones a esos problemas del Estado.
Me dice un experto financiero que en estos momentos vemos la gráfica de la tormenta que se avecina, pero el próximo año será el de llorarla en carne propia. Por eso el mensaje del Secretario de Hacienda Luis Videgaray Caso de la posibilidad de bajar impuestos.
No hay soluciones simples para problemas complejos, pero en este momento hasta los problemas simples los paralizan y aletargan. Por eso el rostro de preocupación que no logra relajarse, después del viaje a China.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx

www.hugopaez.com