Seguir a Hugo Páez

martes, 29 de octubre de 2013

Falla el cambio de método, Michoacán

Hugo Páez

         A un mes de cumplir un año del cambio de poderes federales, Michoacán escaló niveles de violencia nunca vistos con el ataque simultáneo a 18 objetivos de la Comisión Federal de Electricidad en 12 entidades y 4 gasolineras.
         ¿De nuevo falla el método?
         Es la premisa que sirvió para dar un giro radical al combate al crimen organizado. La urgencia por bajar el tema de los medios de comunicación obligó a una desaceleración en los operativos del Ejército, la Marina y la Policía Federal, pero es el momento de cuantificar resultados. Algunas cifras de gobernación hablan e tendencia a la baja, otras del INEGI como la Encuesta de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública revelan que cada 5 minutos se cometió un secuestro en el 2012, una cifra escandalosa que resulta en mas de 105 mil plagios y la tendencia sigue.
         Pero al ver las llamas sobre Michoacán, la incursión casi natural de los grupos de autodefensa que el sábado decidieron “proteger” Apatzingán de los Caballeros Templarios -frente a la presencia y guía del Ejercito-, y reacción apocalíptica al día siguiente en 18 puntos simultáneos del estado, obligan a dudar de la efectividad del método.
         Once meses de tumbos donde chocan las visiones de Roberto Campa Cifrián, Monte Alejandro Rubido, Manuel Mondragón, Jesús Murillo Karam, el general Salvador Cienfuegos Zepeda y el almirante Vidal Soberón Sanz. De las recomendaciones del general colombiano Oscar Naranjo no quedó el mínimo rastro, la Gendarmería se redujo a una agrupación, futura y minimizada, de la Policía Federal.
         Pero lo que debió ser un estado de alerta permanente, alarmado por las denuncias del Obispo de Apatzingán Miguel Patiño Velásquez, insistentes desde hace dos años hasta llegar a la definición de estado fallido. Esa insistencia y esos señalamientos van acompañados de denuncias puntuales de las actividades del trasiego, entrada y producción de droga, además de culpar a los gobiernos municipales y el estatal de colusión con los grupos delictivos Nueva Generación, La Familia, Caballeros Templarios y los Zetas (carta completa http://www.cem.org.mx/articulos/711-comunicado-apatzingan-hagamos-michoacan-estado-de-derecho.html ).
Felipe Calderón tenía el argumento de un estado gobernado por la oposición, por un gobernador del PRD que toleró la impunidad, al grado de permitirle a su hermano Julio Cesar Godoy continuar una carrera política a pesar de la evidencia de nexos con Servando Gómez “La Tuta”.
         El propio Enrique Peña Nieto y Manlio Fabio Beltrones fueron informados por Genaro García Luna de los movimientos del hermano de Leonel Godoy en el Centro de Mando de Plataforma México.
         Nadie quiere o puede ir a fondo. Fausto Vallejo se cuida permanentemente de sus enemigos políticos que lo quieren ver jubilado, y esa es su prioridad, no la inseguridad de un estado definido por una mancha geográfica íntimamente ligada a Jalisco, Guerrero, Guanajuato, Estado de México, Querétaro y Colima, con una extensa costa y un puerto, Lázaro Cárdenas, con atribuciones aduaneras para recibir precursores de meta anfetaminas y químicos sintéticos para drogas de diseño.
         No hay forma de ocultar incursiones del crimen como las del fin de semana en Michoacán. Bajar el perfil mediático de la inseguridad es un espejismo insostenible, de nada sirve el silencio del gobierno de Fausto Vallejo, ni las declaraciones infames de su Secretario de Gobierno, o el magro informe de Eduardo Sánchez en la Secretaría de Gobernación. Ese territorio sigue perdido, y el nuevo método también.
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx