Seguir a Hugo Páez

jueves, 24 de octubre de 2013

El Maquío en la Belisario Domínguez

Hugo Páez

         Recuerdo el domingo 1 de octubre de 1989. Mi hermana Olivia me dio la noticia por teléfono: falleció El Maquío Clouthier en un accidente de carretera al viajar de Culiacán a un mitin en Mazatlán.
         Manuel J. Clouthier del Rincón estuvo en nuestra casa familiar en la calle Belisario Domínguez algunas veces durante la campaña presidencial, en Escuinapa Sinaloa. Era muy querido por mis hermanos, en esos años yo estudiaba en Monterrey en la misma alma mater del Maquío.
Por su bravura y asertividad ilimitada pensamos en un accidente provocado. Queda mucho de esa sensación, era una época de políticos autócratas en los estados y en la federación, de resultados sin importar justificación alguna. Algunos auténticos psicópatas que son recordados como los hombres que “hacían funcionar el país a madrazos, si era necesario”.
         Ironías del destino, en el retorno del PRI a la Presidencia de la República El Maquío podría ser galardonado con la medalla Belisario Domínguez. En los 12 años de Vicente Fox y Felipe Calderón extrañamente no estuvo tan cerca, ahora es propuesto por el PAN y al parecer no hay objeción alguna. Al revisar la lista de los galardonados le sobran méritos al sinaloense para recibir la presea del Senado
El Maquío sería el segundo oriundo de Sinaloa en recibir los honores en este siglo. El primero fue el mazatleco Jesús Kumate Rodríguez en el 2006.
         Hablo por teléfono con Manuel Clouthier Carrillo. El tono de voz, la estampa y el estilo es lo mas cercano a charlar con el legendario candidato que bautizó su autobús de campaña con el nombre de “Aguafiestas”, provocador irreverente contra Carlos Salinas de Gortari originario de Agualeguas Nuevo León. En la misma tesitura enfrentaba el slogan oficial “Que hable México”, con la frase: “Pueblo de México, no hables ¡grita..!”.
         Ese era el padre de Manuel y sus nueve hermanos, el esposo de Doña Leticia Carrillo.
En la plática comentamos algunas anécdotas, inicia con la de Kumate a propósito de la medalla Belisario Domínguez: en la campaña presidencial Manuel Clouthier elaboró una lista de posibles miembros de su gabinete, entre los que consideraba a Jesús Kumate para la Secretaría de Salud. El doctor se enteró y le llamó por teléfono “Manuel te voy a pedir un favor, no me menciones, yo soy priista”, el Maquío le contestó: “Que priista vas a ser, si eres un hombre de bien”. 
Puntualiza la esencia de su filosofía: en campaña le decía a la gente: “La democracia cuesta”, y al final de los mítines “pasaba la charola”. En realidad era la bandera del PAN que sostenían cuatro personas, ahí depositaban la cooperación sus seguidores. De esa forma sacaba los gastos. El Maquío sentenciaba que a diferencia de la mecánica del PRI, que después fue la del PAN – gobierno, él no daba dinero a las personas, se lo pedía, así se sentían comprometidas.
En una ocasión, al término de un mitin en algún pueblo, como de costumbre fue a la casa un panista a platicar. Al poco rato llegó una viejita buscándolo, le dijo: “Yo estaba en el mitin pero no traía dinero, fui a mi casa, rompí el cochinito y aquí le traigo todo”.
¡Cómo no iba a sentirse comprometido con estas acciones..! me dice Manuel.
Ocurrió una vez que en la etapa postelectoral de la campaña presidencial del 88, en esa resistencia civil pacífica que hizo historia con una marcha a Gobernación, al lado de Rosario Ibarra de Piedra. A los pocos días Manuel Clouthier se enfermó de relativa gravedad, los periodistas cuestionaron su ausencia sin saber de la afectación que le provocó el ajetreo. Se fue a atender a Houston, pero antes de partir le dijo a su hijo Manuel: “Traigo un huevo hinchado”, en efecto, era una infección en un testículo que necesitó ser amputado.
“El Maquío se vendió”, decían los rumores. Regresó a la vida pública justo para los festejos patrios que formaban parte de las acciones de resistencia civil pacífica encargados a Norberto Corella. El punto de encuentro fue el Ángel de la Independencia para dar el grito y ahí aprovechó el ex candidato para dar una conferencia de prensa.
Con incredulidad y tono burlón los periodistas lo cuestionaron: “¿De que te operaste Maquío?”, respondió “Me cortaron un huevo, pero con un huevo hago mucho mas que otros, con dos”. Ahí se acabó la conferencia de prensa.
Cada 1 de octubre los panistas acuden a la calle Vito Alessio Robles en la colonia Florida del DF a rendir homenaje a Manuel J Clouthier. Algunos enfrascados en luchas intestinas esperan la partida del grupo adversario para recordarlo en su turno.
No habrá mejor homenaje que la medalla Belisario Domínguez, no habrá mejor herencia que la continuidad de la lucha política de Manuel Clouthier Carrillo. Las candidaturas independientes le abren un nuevo horizonte que ayudó a forjar con el incansable ímpetu del Maquio, falta un largo trecho en las leyes secundarias, pero nada que lo haga doblar las manos. Ahí lo veremos.
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx