Seguir a Hugo Páez

martes, 22 de octubre de 2013

El Eliot Ness que no resultó Intocable

Hugo Páez

         No va a pasar de una nota diplomática, pero más allá de lo que intuimos desde siempre de Estados Unidos, y otros países con tecnología de punta, el espionaje a Felipe Calderón Hinojosa en funciones de Presidente de la República no solo es un agravio al país, como dijo ayer en su cuenta de twitter, es una traición a la confianza desbordada que permitió la incursión de todo tipo de agencia y departamento gringo que tuviera que ver con seguridad, terrorismo, crimen organizado y en especial el narcotráfico.
         Fueron muchas historias de mandos medios que relataban la participación de agentes norteamericanos armados, en operativos contra los cárteles en Morelos, Tamaulipas, Sinaloa, Jalisco, nuevo León y no se diga los estados fronterizos.
         Así que seguramente lo que mas duele a Calderón es la ausencia de alguna disculpa de Barak Obama, el mandatario que el 30 de marzo del 2009, en los momentos de euforia por la incursión del Ejercito, la Marina y la Policía Federal, contra las bandas criminales, lo comparó con el legendario agente que capturó a Al Capone.
Obama declaró al programa Face The Nation de la cadena CBS: "Está encarándolos, de la misma manera que Eliot Ness enfrentó a Al Capone durante la época de la Prohibición, con frecuencia eso causa más violencia, y estamos viendo que eso está aflorando", en esa entrevista consideró que es esencial mantener consultas continuas con el Gobierno de México para abordar el problema del crimen organizado en la frontera común.
         El vergonzoso capítulo que reveló el diario alemán Der Spiegel en realidad no aporta nada nuevo, pero escala un nivel no probado hasta el fin de semana pasado, ya que otros datos de espionaje contra Enrique Peña Nieto ocurrieron antes de tomar protesta como presidente. Aun así es motivo de profunda desconfianza, sobre todo por el ánimo de la respuesta indiferente del Departamento de Estado de EU, que, en lenguaje llano se traduce como “no sean llorones, esto lo hacemos y lo seguiremos haciendo”.
         Felipe Calderón exige a su ex Secretario de Hacienda José Meade Kuribeña, ahora titular de Relaciones Exteriores, que pida una explicación a Estados Unidos. Es una posición formal y correcta que amerita una respuesta también formal y correcta, ya veremos. Pero fuera de lo anecdótico, eso que parece una bravuconada del país mas poderoso del mundo lo mete en un serio problema global, las agencias y departamentos norteamericanos dedicados a la seguridad en todos los niveles encontrarán nuevos obstáculos y una atmósfera mucho menos amable en este tipo de cooperaciones bilaterales que requiere de voluntades de terceros países para operar con eficacia.
En México la tienen o la tenían. Calderón, Genaro García Luna, el general Guillermo Galván Galván, el almirante Francisco Sainez, el ex procurador Eduardo Medina Mora y Maricela Morales, se hicieron de la vista gorda a pesar de la evidente ingerencia, violatoria de la soberanía nacional. Extendieron la mano amiga por todos lados.
Ahora será otro historia, cuando menos el Senado de la República debe estar muy atento de que Enrique Peña Nieto y su gabinete no caigan en la ligereza de Felipe Calderón, ese que ahora patalea por twitter pero no es capaz de dejar el cobijo del gobierno que lo espió y le da protección en Harvard.
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx