Seguir a Hugo Páez

martes, 9 de julio de 2013

Números del PRI dan triunfo al panista “Kiko” Vega en Baja California

Hugo Páez

         Nada mas allá de un simple pataleo intentará Fernando Castro Trenti y Cesar Camacho Quiroz, de oficializarse el triunfo de Francisco “Kiko” Vega en Baja California, según números confirmados por el propio PRI.
         Quien quiera encontrar explicación sobre lo menguado del reclamo, basta con checar el discurso de Enrique Peña Nieto para encontrar la línea que todo priista entiende: “Respeten el resultado de las elecciones”. Punto.
         Baja California tiene el peso simbólico de las Malvinas en su momento. La isla sirvió para desviar la atención del descontento popular en Argentina en 1982, gobernada por Leopoldo Galtieri, redireccionando el nacionalismo hacia un conflicto inflado contra el Reino Unido, apostado en la isla desde 1833. Los argentinos se olvidaron de su profunda crisis, ansiosos de alguna victoria.
         Las consecuencias de los gobiernos en disputa no tendría gran impacto en la realidad de la isla, del mismo modo en que Baja California seguirá en su compleja operación como estado fronterizo con o sin el PAN, sin embargo, el banderín del triunfo es vital para Gustavo Madero, aun cuando está en duda que tanto le vaya a alcanzar esa victoria para contener a sus enemigos. Indudablemente lo oxigena y compra tiempo frente al calderonismo ansioso por echarlo fuera.
         Con el triunfo de Francisco Vega en Baja California, Gustavo Madero tendrá que aprovechar esas pequeñas dosis de confianza ganada para revertir poco a poco la profunda depresión de la militancia, no de la nomenclatura ganadora, no de los Cordero, los Calderón, los asesores becados como Zavala, Benjamín Hill, etc.
         Aun con el triunfo de Puebla, la dosis es pequeña, tiene que hacerla rendir, o, en un lapsus de honestidad, pasarla a quien le saque mas provecho.
         El PAN y el PRD probaron una vez mas que la división es mortal, que no hay límite para el deterioro, y que nada bueno les espera en el 2015 y el 2018 si caminan por esa ruta.
         Jesús Zambrano, con risa forzada se aferra a las victorias en alianza con Acción Nacional que en realidad no son de él, y encuentra imposible explicar el gran fracaso en Cancún, uno de los pocos bastiones de la izquierda fuera del Distrito Federal.
         Aun cuando los odios internos en el PAN son mas estridentes, la amputación de Andrés Manuel López Obrador al PRD para revitalizar MORENA lo deja cuadraplégico. La izquierda moderada probó suerte con el PAN y no le fue nada mal. Esta vez tendrá que repensar sus pocas opciones y su futuro, después de esta primera prueba con el PRI de vuelta en el poder.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com