Seguir a Hugo Páez

martes, 19 de marzo de 2013

Mancera traerá a un Papa jesuita "de izquierda" al DF


Hugo Páez

Concentrado en una agenda de altos dividendos, entre ellos el mediático, Miguel Mancera no dudó en montarse en un avión rumbo a Roma para iniciar en directo un proceso de gestión que busca atraer a la Ciudad de México al Papa Francisco, en la primera visita.
Ayer estuvo en la residencia de Santa Marta en el Vaticano con Norberto Rivera Carrera, uno de seis Cardenales agraciados con la convivencia diaria de SS Francisco. Es el único mexicano que acuerda en directo desde el final del Cónclave de la Capilla Sixtina.
Y como la forma obliga, Mancera usa los canales adecuados: el Arzobispo Primado de la Ciudad de México y los consejos de Armando Martínez, el titular de los Abogados Católicos, en constante contacto con el purpurado.
Atras quedó la animadversión de Marcelo Ebrard y los enfrentamientos por temas en los que la iglesia mantendrá su postura histórica: el aborto, matrimonios del mismo sexo, y adopción de infantes por estos.
Un ejemplo del daño de adoptar popsiciones ortodoxas, en cualquiera de los extremos, lo vivió ayer mismo la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner: se tragó sus odios -aumentados para los medios-, de viejos enfrentamientos con el entonces Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, en los mismos temas que vivió Ebrard contra los Cardenales Juan Sandoval Íñiguez, Norberto Rivera y el Vocero Hugo Valdemar.
Cristina apareció en Roma como un cordero mas del rebaño de Francisco, "convenientemente" dio vuelta a la página y le pidió mediar con el Reino Unido en el caso de las Islas Malvinas.
Un Papa bien vale una muestra de humildad ¿verdad Cristina? muestra que no se vió en la conferencia de prensa en un hotel de la capital de Italia cuando dejó esperando por mas de tres horas a decenas de periodistas que vieron paralizada su agenda. En respuesta, el brutal abucheo y la rechifla que la encaprichó para no aceptar pregunta alguna.
En esa toma de distancia con Marcelo Ebrard, Mancera aprovecha para enfatizar el cambio de estilo y de los paradigmas que no son suyos.         
Ayer también se enteró que SS Francisco hizo Patrono de los Floristas de Buenos Aires a Juan Diego, el santo mexicano. Un punto mas a favor de la cruzada de Mancera. Siendo Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio no solo incrementó su fe por Guadalupe -la Virgen que según su relato a la periodista argentina Olga Wornat, lo salvó de una tuberculosis en su juventud-, también hizo Patrono a Juan Diego, tal vez mas albado en el país de Jorge Luis Borges y el Che Guevara, que en México.
El proyecto de Mancera tiene una buena dosis política alineada por una cierta casualidad: los jesuitas son considerados el ala radical de la Iglesia Católica, han transitado por la misma vereda que la izquierda mexicana. Francisco es un jesuita que no duda en bajar a nivel de tierra para tender la mano a los mas necesitados, esos que la izquierda de Mancera, la que dice que no tiene dueño, serán un factor muy importante en el futuro político del país.
Seguramente Norberto Rivera, Miguel Mancera, Hugo Valdemar y Armando Martínez, lograrán que Francisco pise tierras chilangas en el primer viaje a México. Ya lo verá.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com