Seguir a Hugo Páez

martes, 11 de agosto de 2009

El asesino del presidente y sus publicistas

Hugo Páez

Muy difícil debió ser la decisión de Genaro Garcia Luna de enviar a su subalterno, Eduardo Ramón Pequeño, a presentar a “El Dimas” Díaz Ramos, un importante sicario que pretendía asesinar al presidente Felipe Calderón Hinojosa.
Difícil desde varios ángulos, primero porque mandar el mensaje a la población de que un grupo organizado tiene como objetivo eliminar al primer mandatario de la nación es verdaderamente incendiario.
Segundo, se atrapó al ejecutor material, sin embargo, el autor intelectual del complot, Ismael “El Mayo” Zambada está libre, según las palabras del coordinador de la Policía Federal.
La conclusión fácil es que el capo del narcotráfico aún tiene vivas las intenciones de matar a Felipe Calderón. Así, en esa extensión de la palabra.
Menos grave, pero registrada en el anecdotario, queda el hecho de que la presentación de “El Dimas” le tumbó reflectores a la Cumbre de las Américas de los presidentes Felipe Calderón, Barak Obama y Stephen Harper en Guadalajara Jalisco, que no necesitó detractores para aparecer desganada e inútil, si tomamos en cuenta expectativas contra resultados.
Indudablemente no se deben manipular fechas, maquillar casos ó montar escenarios para sobredimensionar a los personajes capturados, y mucho menos ocultarlos, sin embargo, ahora sabemos que los rumores de amenazas contra funcionarios del gabinete, incluyendo al presidente de la república, son mucho más que bravuconadas de los carteles del crimen organizado, tienen nombre, apellido y autoría intelectual.
“En México intentan matar al presidente”, es el mensaje al mundo. Sin importar la causa, lo quiere matar, y el potencial asesino anda suelto.
¿De veras García Luna carece de cuadros de nivel? Porque la explicación que intentaba dar Eduardo Pequeño a Pepe Cárdenas en el noticiario de Radioformula exhibía a un personaje pequeño, sin criterio ni herramientas para sortear preguntas que no quería ó no estaba autorizado a contestar.
Por lo pronto ayer la Secretaría de Seguridad Pública despertó a los mexicanos con la novedad de que el presidente de la república podría ser asesinado, y que atraparon a un sicario, de esos que deben sobrarle a El Mayo Zambada, la mente criminal tras el complot, que en estos momentos sigue libre para maquinar otro asesinato.