Seguir a Hugo Páez

jueves, 6 de agosto de 2009

La Cedula de Identidad de “Lucy”

Hugo Páez

A cielo abierto, en el triangulo de Afar en Etiopia, Donald Johanson descubrió los restos del ancestro más famoso del hombre moderno. El australopitecido fue bautizado con el nombre de “Lucy” en honor a la canción de moda de Los Beatles “Lucy in the sky with diamonds”.
No había más identificación del homínido que la posibilidad de obtener algunas de sus muestras biométricas, indispensables para identificar los pedazos de hueso y su pertenecía a una misma mujer adolescente que murió hace 3 millones 200 mil años.
La identificación hoy en día en nuestro país es un problema real y el gobierno federal está metido en un galimatías al no poder explicar el alcance de la Cédula de Identidad Ciudadana (CIC) con información biométrica. Ese vacío, y el ineludible paso de la ciencia que no encuentra una voz clara en el gobierno para exponer sus bondades, y, por que no decirlo, las dificultades que enfrentará su operación, implementación y puesta en marcha, cedieron terreno a la especulación y a las tesis que hablan de un estado policiaco, que impone reglas para un hipotético control político.
La medición biométrica no es nueva en México, la huella digital impresa en algunas identificaciones como la licencia de manejo, la credencial de elector y el pasaporte es un dato gráfico confiable, las otras mediciones como el ADN, sangre, iris, etcétera, dan más fiabilidad y portabilidad a la información. Con datos biométricos no había duda sobre la muerte del “Señor de los Cielos” Amado Carrillo, por ejemplo. Sin embargo las aplicaciones tienen alcances mucho mayores en un futuro inmediato, imagine que en viajes no necesite pasaporte ó visa, con una simple revisión del iris cada país sabrá su calidad migratoria; en pocos años no habrá necesidad de portar tarjetas de crédito, con los datos biométricos podrá hacer compras y será casi imposible la suplantación de identidades.
Un nombre es una etiqueta y la imagen del rostro puede sufrir cambios por accidentes ó por cirugías reconstructivas a las que han recurrido criminales de todo el mundo; datos como lugar y fecha de nacimiento son fácilmente alterable, a partir de estos se generan identificaciones igualmente falibles, sin embargo, las muestras biométricas hablan sobre la verdadera identidad del individuo, aun en condiciones difíciles, como las que vivió en 1974 el paleoantropólogo norteamericano Johanson con Lucy, por supuesto, el Australopithecus nunca se enteró del nombre que le fue asignado millones de años después, posiblemente era identificada por su grupo con algún sonido gutural, ya que la importancia de este tipo de homínidos radica en su caminar erguido (bipedalismo) y en el salto evolutivo del tamaño cerebral con capacidades mayores a los primates.
El enredo no sencillo y la politiquería que gravita alrededor ha provocado que los senadores del grupo parlamentario del PRI acordaran ayer pedir al presidente de la república los alcances de la Cedula de Identificación Ciudadana, sus costos, plazos, fundamentos de derecho en que se sustenta y la institución estatal que llevará el Registro Nacional de Ciudadanos y la expedición del documento.
La verdadera preocupación de los legisladores es que no se utilice la CIC para fines electorales, sin embargo cada sector tiene diferentes perspectivas, para la asociación civil México Unido Contra la Delincuencia que preside Ana Franco la Cedula es un gran paso contra el crimen organizado; para la izquierda radical es parte del proceso que lleva a un estado policiaco represor.
La ciencia y la tecnología irremediablemente se abre paso, lo que retrasamos 10 años es inaplazable en estos tiempos sin sufrir graves consecuencias en el progreso de la nación, la identificación biométrica se debe enfocar como un censo de datos infalibles asociados a una persona desde el nacimiento. Como objeto, la Cedula puede o no existir, el núcleo de la información será una base de datos ligada a medidas biométricas y a millones de historiales. Las implicaciones en salud son tremendamente favorables en situaciones de crisis como accidentes, shocks, colapsos de infartos y más. Desde otra perspectiva, sería la panacea para estados totalitarios ó gobiernos con vocación antidemocrática, imagine usted al general Francisco Franco con estas herramientas, a Pol Pot en Camboya, y a Leónidas Trujillo en República Dominicana. La historia de revoluciones y levantamientos sociales exitosos contra tiranías tuvieron a su favor un precario sistema de control, con la CIC y las tecnologías de seguridad actuales seguramente habrían actuado en las fases primarias de la gestación de protestas e insurrecciones para neutralizarlas. Quiero pensar que no es el caso de México y que tampoco corresponde a condiciones de Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo, porque en estos momentos dista mucho de ser una prioridad en nuestro país, contrario a las de nuestros vecinos del norte que cada día tienen más ingerencia en la aldea global.