Seguir a Hugo Páez

jueves, 25 de junio de 2009

Separación de canales de TV, la verdadera separación de poderes

Hugo Páez

Carmen Aristegui de nuevo hizo enojar a Televisa; esta vez la televisora no se aguantó y publicó un desplegado a nivel nacional con el propósito de exhibir las supuestas mentiras expresadas en una entrevista –presentación de libro del periodista de Proceso, Jenaro Villamil, en el programa de MVS radio-.Alguien en la empresa sobreactuó y lanzó una publicación que dará plataforma a Aristegui para confirmar que en verdad, la empresa concesionaria del espacio radioeléctrico, patrimonio de los mexicanos, utiliza este poderoso valor nacional para apuntalar sus intereses políticos y empresariales.
Es el viejo tema que atemoriza a los legisladores, es la terrible concentración de 4 canales de televisión que niega a los ciudadanos la pluralidad que, por otro lado, le exigen a Aristegui por medio de una inserción pagada en periódicos nacionales.Le pasó al panista Javier Corral, cayó en desgracia hasta en el seno de su partido por su postura antimonopolio. En la asamblea para designar candidaturas le negaron la oportunidad a Corral, cuando en la lista de Germán Martínez Cázares incluye a personas de mucho menor nivel.También lo sufrió Santiago Creel Miranda, prácticamente fue borrado del medio por los mismos motivos, y se hizo acreedor de un ataque sucio contra su vida privada, así, directo, en vivo, y a todo color, momentos después de revelar presiones de la televisora a los senadores que pretendían modificar la Ley de Radio y Televisión.
Sin tener vocación de paladín de la justicia y con el objetivo de amarrar empatías con la televisora, desde la Secretaría de Gobernación Creel le autorizó decenas de permisos para negocios de apuestas, antes de renunciar para registrarse como precandidato del PAN a la Presidencia de la República en 2006. Le malpagaron y Creel les malcobró, ahora es un personaje “olvidado” por las cámaras de televisión, que esporádicamente muestran su rostro para el archivo de las coartadas, por si se ofrece.
Aristegui va a ser un hueso duro de roer: Ayer por la mañana, en su programa de MVS radio, con desplegado en mano, dio un reporte de los usos amañados de los tiempos de televisión.Basada en un monitoreo del Senado relató cómo el trabajo legislativo fue borrado de la televisión por represalias a la reforma a la Ley de Radio y Televisión, que afectó a los estratosféricos ingresos de los medios electrónicos, principalmente la TV, y desempolvó el uso del tiempo oficial a que tiene derecho el estado por Ley.También enumeró la inequidad en la transmisión de imagen y audio, inclinada a los intereses políticos de la empresa, siempre revestida de pluralidad. Una fuerza que inhibe y avasalla a los tres Poderes de la Unión, que revierte el logro democrático que costó décadas a los mexicanos, para llegar a una separación de poderes insuficiente, pero con grandes logros.
Es el avance democrático que se atora en el embudo de la televisión, de quienes pretenden hacerla ver como efímero entretenimiento, aliviador de las crisis recurrentes, como parte de la estrategia para mantener ese meta-poder que aglutina 4 frecuencias de televisión en una sola empresa, para evitar que el Congreso legisle en favor de una redistribución de canales, y se llegue a la verdadera separación de poderes.