Seguir a Hugo Páez

lunes, 8 de junio de 2009

Las 44 víctimas del decreto olvidado de Felipe Calderón

Un decreto presidencial publicado en el Diario Oficial el 10 de mayo del 2007, día de las madres, por el presidente Felipe Calderón Hinojosa, ordena la creación del Sistema Nacional de Guarderías y Estancias Infantiles. Entre sus funciones está la de dar seguridad y calor humano a los hijos de las trabajadoras que, de haber cumplido su objetivo, no hubiera ocurrido la tragedia de Hermosillo Sonora con sus 44 muertos, hasta el momento.
Un decreto más, enterrado en la burocracia que solo sirvió de discurso del día de las madres, 44 de las cuales sepultaron horas atrás a sus hijos en la tierra de Eduardo Bours Castello, el gobernador que tiene entre sus funcionarios a dos esposos de las dueñas de la guardería subrogada, y una tercera, Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella, pariente de Margarita Zavala Gómez del Campo, esposa del presidente Calderón,.
Al parecer no le hicieron caso al presidente, la Directora del DIF, María Cecilia Landerreche Gómez Morín, titular del Sistema, era la encargada de llevar a cabo 4 reuniones al año (Artículo 6, punto I), solo hizo una de las 8 que corresponden del 2007 a la fecha con los titulares de la Secretaría de Salud, de Desarrollo Social, Educación Pública, del Trabajo y el DIF.
La orden presidencial que no llegó más allá del papel consigna en el capítulo 2–IV Proveer un espacio seguro y sano donde todas las niñas y niños del país reciban un trato cálido y profesional; 2-V Impulsar acciones de gobierno para ofrecer un servicio de atención y cuidado infantil con criterios comunes de calidad a través de acciones de capacitación, certificación, supervisión y seguimiento de los servicios.
La negligencia, la simulación y el valemadrismo son letales en toda acción del gobierno, la experiencia de Sonora habla de una herencia de complicidades añejadas en décadas de mal gobierno. Eduardo Bours asegura no ocultar nada porque en su momento fueron publicados los nombres de los responsables de la guardería ligados al gobierno estatal, los organismos de protección civil municipal de Hermosillo y del estado, no hicieron la tarea de supervisar condiciones de seguridad para los infantes y el gobierno federal fue incapaz de dar continuidad al decreto de Felipe Calderón, en un escenario donde los parientes hacen negocios con el privilegio de estar cerca del poder. Las 44 víctimas lo son también del decreto del día de las madres que se quedó en el olvido.