Seguir a Hugo Páez

martes, 11 de octubre de 2016

Policías de Sinaloa a metros de la emboscada a militares

Hugo Páez
   
Una vez superados los discursos de “indignación nacional” del Congreso, Presidencia, la Secretaría de la Defensa y Marina, por el ataque a un convoy de militares en Culiacán, la realidad es tan sórdida, como el hecho de que a 50 metros del tiroteo se encontraban patrullas de la Policía Municipal del alcalde Sergio Torres Félix, sin hacer absolutamente nada.
La revelación del reporte de la Policía Ministerial de Sinaloa, bajo la dirección de Jesús Antonio Aguilar (Chuytoño), es brutal, sin temor a enfrentar la realidad que implica interpretaciones obvias como complicidades e infiltraciones de los organismos de seguridad pública.
El escándalo nacional por la masacre de soldados provocó el enfrentamiento entre policías y la intervención de unidades de la Sedena ayer por la noche en las instalaciones de la Policía Ministerial Estatal en Culiacán.
El problema va más allá del mando policíaco. Los datos son de una crudeza que amerita la rápida respuesta de la procuradora Arely Gómez González, no solo en la cacería de la banda criminal, calculada en 40 participantes transportados en un convoy nada discreto de diez camionetas que nadie vió, sino en la estructura de mando de los dos niveles de gobierno en el estado.
El reporte ministerial registra: “En el momento que arribamos al lugar de los hecho se encontraban aproximadamente a 50 metros de distancia vehículos con torretas tipo policía, mismo que resultaron ser de la policía municipal quienes al percatarse que nos acercabamos al lugar del hecho, casi simultáneamente se acercaron a prestar auxilio y fueron estas patrullas las que apoyaron con el traslado de heridos a los hospitales".
En los discursos del general Salvador Cienfuegos, del almirante Vidal Soberón, del presidente Enrique Peña Nieto, de Mario López Valdez y el gobernador electo Quirino Ordaz Coppel hay un tono de indignación e impotencia, sin embargo las autoridades estatales son el principal obstáculo para el combate al crimen organizado. Lo sufrió y ventiló Felipe Calderón, de igual forma Miguel Osorio Chong se quejó, ahora el alcalde Torres Félix trata de invalidar el reporte con el propósito de justificar a sus policías, mientras el grupo de fuerzas federales que cazó a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en Los Mochis, integrado por Policías Federales y la Armada, recibió la encomienda capturar a los sicarios que asesinaron a cinco militares e hirieron a 10 más.
El paisaje y las historias son las mismas, la narcocultura aspiracional para miles de jóvenes sigue en evolución y en medios de comunicación ante la incompetencia de quien debe garantizar el Estado de Derecho.
    
   fACEBOOK.jpg
   
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx