Seguir a Hugo Páez

martes, 20 de mayo de 2014

Cordero hizo presidenciable a Madero

Hugo Páez


La incuestionable victoria sobre el calderonismo, sobre Ernesto Cordero Arroyo, mete a Gustavo Madero en la contienda presidencial del 2018.
Por ahora el presidente electo del PAN tiene un partido y un apellido que cuidar. En 60 días confirmó que su enemigo lo cohabita, que los mayores obstáculos en el empedrado avance electoral después de la derrota del 2012 lo encontró en la nomenklatura identificada con Felipe Calderón Hinojosa. El proyecto del ex presidente es mucho más que la corta dirigencia del partido, quedó expuesto en la agresiva batalla final, más que las fronteras cortas del candidato Ernesto Cordero Arroyo que en la diferencia del cómputo final lo empequeñece, como opción en la renovación del partido en el 2015. No pasará mucho para darse cuenta que sus fidelidades en senado y diputados irán disminuyendo, simplemente por interés.
Desde ahora Madero tendrá que pensar en su sucesor, Ricardo Anaya por posición y exposición parece el natural, pero hay algunos en el equipo ganador que disputarán, aun cuando desde latitudes del centro del país un medio regiomontano inyecte insidia y desacredita a la muchos con un tiro expansivo, para combatir desde ya, la probable candidatura de Margarita Arellanes a la gubernatura de Nuevo León.
Madero no tiene más opción que la unidad de lo posible, sin desgastes vanos, en la visión de que si el resultado fuera al revés, el calderonismo haría tabula rasa con los afines a Madero. El proyecto de quienes hacían fuera a Gustavo, camina, no hubo límites en los ataques de Javier Lozano, Roberto Gil Zuarth, Max Cortazar, José María Martínez, Juan Manuel Oliva, Fernando Torres Graciano… tendrán que reconstruirse pero no están eliminados, tienen posiciones y van por el segundo round en el 2015, apostarán de nuevo al desgaste de Ricardo Anaya, de Madero y los posibles, los visibles.
Como ejercicio de límites pensarán en Gustavo como candidato presidencial en el 2018, en el 2012 no lo encapsuló en la derrota, dejó a un lado la catarsis de las culpas para concentrarse en acuerdos con el PRI y el PRD, por ese camino recolectó positivos electorales que redituaron confianza de los gobernadores, a esos que vimos conglomerados en el CEN del PAN el domingo por la noche.
Junto a Madero podían contarse cuando menos un par de aspirantes a la presidencia de la república: Rafael Moreno Valle y una desanimada Josefina Vázquez Mota que regateo durante semanas todo y a todos, para optar por la ausencia capitular al final de la contienda.
No se recuerda una interna de esa intensidad en Acción Nacional. La exposición mediática superó a todas y ubicó al partido como una institución sólida, competitiva, y sobre todo, con un mecanismo democrático sin par.
Viene el trabajo en el Congreso sobre leyes secundarias que de nuevo pondrán a prueba a las bancadas de Madero que a la fecha conservan en altos niveles de importantes comisiones a sus detractores. Esa chamba acumulada le espera a Gustavo como primera aduana en la reelección, ahí se sabrá si la unidad es posible o será necesaria una franca depuración.
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com