Seguir a Hugo Páez

jueves, 13 de marzo de 2014

No debe quedar impune el desastre del Metro, Mancera

Hugo Páez

Se repetirá una y otra vez la probable corrupción, ineficiencia y falta de transparencia en obras como la Línea 12 del Metro, mientras no se finquen responsabilidades administrativas y/o penales.
Marcelo Ebrard asegura que nunca fue informado de alguna incompatibilidad entre los vagones y la estructura de rieles, esto es, o no existe tal incompatibilidad o Ebrard es negligente por omisión. En cualquiera de los dos casos las autoridades deberán aclarar si existe algún delito que perseguir.
Las obras en el Distrito Federal han estado a expensas de la agenda política de Regentes, Jefes de Departamento y Jefes de Gobierno, desde que son votados. Andrés Manuel López Obrador enterró la transparencia del detalle de los costos de los segundos pisos, Marcelo Ebrard apuró la construcción de la Línea 12 en coparticipación con el gobierno de Felipe Calderón para inaugurarla el 30 de octubre del 2012, antes de que los dos dejaran el Palacio del Ayuntamiento y Los Pinos.
Pero también está la tesis de un golpe político contra Marcelo Ebrard en el marco de la disputa por la presidencia del PRD. El ex Jefe de Gobierno presiona para evitar que Carlos Navarrete participe en la contienda, por eso tomó como la opción menos peor al líder moral Cuahutémoc Cárdenas, le garantiza cuando menos una luz al final del túnel en sus aspiraciones presidenciales del 2018.
De ser así, habría que aclarar si el director del Metro Joel Ortega magnifica el problema de la Línea 12 con propósitos políticos. La incompatibilidad debió presentarse desde el primer momento, han pasado 16 meses desde la puesta en operaciones y es necesario explicar los motivos por los cuales se dejó correr el tiempo para bajar el switch.
Entre los funcionarios de la anterior y actual administración capitalina se habla de buen trato y a la vez distancia entre Ebrard y Ortega. Algunos atribuyen el trabajo del actual titular del Metro a una recomendación de Marcelo, otros aseguran lo contrario, y agregan que Ortega guarda viejas rencores con Ebrard por sacrificarlo en la tragedia del News Divine donde murieron decenas de jóvenes.
Pero los que conocen a Ortega no se sorprende de la decisión de parar la Línea 12. La ganancia mediática está a la vista, el presunto responsable también: Ebrard, la decisión lo convierte en salvador de los usuarios ante una posible tragedia -como la del News Divine-, y, por supuesto, atrae esos reflectores tan necesarios para construir el camino a la Jefatura del Gobierno en el 2018.
Quiero pensar que no se trata de codicia política, que era necesario detener la operación, aún a costa de provocar un caos vial con miles y miles de usuarios de transporte colectivo como el de ayer, y costos monumentales.
También quiero pensar que el tiempo no se dejó a correr a conciencia para llegar a un punto crítico donde no hubiese más que hacer que paro total. Es necesario aclarar porque hasta ahora se tomó la decisión, quienes y porqué postergaron la reparación.
El director de ICA Alonso Quintana no tendría porque hacer una denuncia pública en su momento, no es un funcionario con ese tipo de responsabilidades, sin embargo, hay directores de proyecto, de obra, auditores y peritajes que necesariamente documentaron la incompatibilidad, si es que existió, antes de la puesta en marcha, y esos tiempos fueron los de la administración de Marcelo Ebrard. De existir esa documentación, Ebrard nos engaña o lo engañaron, en los dos casos es corresponsable, como también fue beneficiario en imagen en el 2012, en el arranque de la obra de transporte más importante de su administración.
Miguel Mancera tiene que aclarar la situación, el impacto es brutal para cientos de miles de usuarios, de familias afectadas por presuntos actos de corrupción y/o negligencia que se repetirán si no somete a los responsables a la justicia.
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com