Seguir a Hugo Páez

jueves, 4 de abril de 2013

¿Regreso al partido único..?


Hugo Páez

         Aun cuando se antoje apresurado el cálculo para cimentar las condiciones del PRI como partido único, similar a las condiciones que imperaron hasta la elección de Carlos Salinas de Gortari y Cuahutémoc Cárdenas Solórzano, el arranque de Enrique Peña Nieto alienta a un buen sector del partido que comulga con esa idea.
         Por supuesto que la existencia de una derecha y una izquierda mas o menos sólidas justificarían una atmósfera democrática, necesaria en las democracias liberales, pero en ningún momento el PRI está dispuesto a un acercamiento peligroso del PRD, PAN, Morena, PT y Movimiento Ciudadano, no en una elección presidencial. No tiene caso listar al Partido Verde y a Nueva Alianza.
         En este escenario continuará la pluralidad en estados y municipios, sin embargo, la primera barrera que deberá sortear Cesar Camacho Quiroz será la elección de Baja California, en donde tiene la fe puesta en el factor Peña Nieto.
         Las condiciones son inmejorables.
         La luna de miel de los cien días fue superada, los golpes mediáticos del Pacto por México, la detención de Elba Esther Gordillo, la Reforma Educativa y el tránsito inesperadamente rápido de la iniciativa de Telecomunicaciones en San Lázaro, aunado a la mansedumbre de los poderes fácticos, mantiene a la oposición realmente desconcertada, sin asideros ni puntos débiles claros para atacar con efectividad al gobierno de Enrique Peña Nieto.
         Gustavo Madero y Jesús Zambrano se ven obligado a defender el acuerdo del 2 de diciembre contra el ánimo estridente de sus correligionarios. La confusión es tal que la agresión es canalizada al interior de sus partidos bajo la premisa de que es inconcebible darle todo el crédito a Peña, porque aun cuando existe un reconocimiento reciproco con los firmantes del Pacto, el ganador es uno, sin lugar a dudas.
         El peligro: el debilitamiento del PAN y los partidos de izquierda por la sorpresiva baja en el descontento de las clases medias y alta, y la puesta en marcha de programas populares para el combate a la pobreza y el hambre a nivel masivo.
         ¿Cuánto durará la fascinación con Peña..? Sin duda es la principal preocupación de la izquierda y derecha que sufren la aparente contradicción de sus líderes de partido en una especie de triunvirato que los obliga a poyar el Pacto, sin importar las gesticulaciones mediático – políticas de sus detractores en la disputa por el control de sus partidos.
         El sexenio está en sus primeros momentos, falta mucho camino, sin embargo no hay que perder de vista que el registro de los nuevos partidos tiene la caducidad de un año y a partir de la consolidación de las fuerzas serán los mismos que buscarán desbancar al PRI.
         El “partido único”, en los términos definidos por Mario Vargas Llosa como “Dictadura perfecta”, hasta ahora puede ser un deseo inconciente, sin embargo, si la oposición se mantiene en la inercia de avanzar de acuerdo a los errores del adversario, tendrá un desesperante impasse con los éxitos del binomio Peña Nieto – PRI, que renunciaron a la sana distancia en la Asamblea Nacional de partido cuando fue nombrado miembro del Consejo Político Nacional el 3 de marzo, y, por lo tanto, el motor principal.
         Las señales abundan. Tal vez el arranque mediáticamente perfecto de Peña tenga como primer objetivo mantener el poder un sexenio mas. De ser así, en el 2024 no habrá líderes como Andrés Manuel López Obrador con ánimos presidenciales, y tal vez algunos jóvenes líderes del PAN que en el 2012 dejaron pasar la oportunidad, hayan encontrado cobijo en el PRI.
         Terrible el escenario del retorno al partido único, el impulso que obligó al PRI a superar los malos hábitos que lo expulsaron de Los Pinos se podría desvanecer, y, de nuevo, a repetir la historia.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com