Seguir a Hugo Páez

martes, 9 de abril de 2013

Reagrupación de maestros y autodefensas será una historia diferente al desalojo de la Autopista del Sol


Hugo Páez

         Mucho se han publicado sobre el operativo de la Policía Federal para desalojar a un grupo de maestros que tomaron la Autopista del Sol México - Acapulco en la turística Semana de Pascua.
         En general, las opiniones avalan la limpieza de la acción coordinada por Manuel Mondragón y operada por Enrique Galindo Ceballos, que a línea de vista muestran un resultado relativamente pulcro frente a los riesgos en este tipo de intervenciones de la fuerza pública.
         Pero mas allá de la superficie del criterio formado por el registro de los medios de comunicación, existe un documento como guía, emitido el 26 de enero del 2006 por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, coordinado por la Segunda Visitadora Susana Talía Pedrosa, relativo al “Uso ilegítimo de la fuerza y las armas de fuego por los funcionarios o servidores públicos encargados de hacer cumplir la ley” (texto completo  http://es.scribd.com/doc/134822124/CNDH-Uso-Legitimo-de-Fuerza-Publica).
         El titulo lo dice todo, y posterior a la administración de José Luis Soberanes no se ha publicado otro documento del tipo, clasificado como Recomendación General 12 de la CNDH.
         En la ortodoxia de los organismos de derechos humanos con frecuencia encontramos lo que en percepción ciudadana y de las autoridades sería una especie de sobreprotección a las actos en presunción de delito que pareciera maniatar a la autoridad.
En mas de una ocasión me comentaron en tono de molestia el ex Secretario de Seguridad Pública y un ex Procurador la posición protectora de los funcionarios de derechos humanos nacional y estatales con los presuntos delincuentes, no solo del fuero común, sino algunos de ellos pertenecientes a bandas del crimen organizado. En todas esas pláticas mi opinión fue que la autoridad debe hacer su trabajo respetando los derechos humanos, aun cuando la mayoría de los líderes sociales dedicados al tema critiquen frecuentemente a estos organismos.
         El desalojo de los maestros en la Autopista del Sol fue un escaparate que exigía pulcritud y mesura de la autoridad, sin embargo, esa circunstancia podría ser utilizada por los activistas para victimizarse ante los medios de comunicación. Al parecer, la estrategia de la Policía Federal no dejó espacios para ese peligroso escenario, y el resultado fue bastante aceptable.
         Pero será otra historia si los maestros se alían a los grupos de autodefensa y policías comunitarias de Guerrero que usualmente portan armas de fuego.
         Cito un apartado del documento en referencia: Respecto del uso de las armas de fuego por los funcionarios o servidores públicos encargados de hacer cumplir la ley, el Código Penal Federal, en sus artículos 160, segundo párrafo, y 162, último párrafo, señala que los servidores públicos podrán portar las armas necesarias para el ejercicio de su cargo, sujetándose a la reglamentación de las leyes respectivas, y autoriza a los funcionarios y agentes de la autoridad a portar las armas necesarias para el ejercicio de su cargo. En esta materia, la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos señala, en su artículo 24, que los integrantes de las instituciones policiales, federales, estatales, del Distrito Federal y municipales, así como de los servicios privados de seguridad, podrán portar armas, de conformidad con las leyes aplicables.
         La primera prueba fue superada por Mondragón y Galindo Ceballos, sin embargo, en la reagrupación de los activistas en Guerrero se ve la venenosa intención política mas allá de un reclamo magisterial que habrá de ser con toda la inteligencia de los hombres de Miguel Osorio Chong.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com