Seguir a Hugo Páez

miércoles, 10 de octubre de 2012

El Lazca oportuno en la entrega de cifras brutales de Calderón a Peña

Hugo Páez

Mas allá del sospechosismo y de la certeza de Alejandro Poiré sobre la identidad de Heriberto Lazcano “El Lazca” abatido en Coahuila, en Hidalgo esperaban que un evento de tales magnitudes desataría una espiral de violencia mayor a otras ocurridas en latitudes con delincuentes de menor monta.
Y es que después de algunos yerros de la Secretaría de Marina, como la presunta detención del hijo de “El Chapo” Guzmán Loera y de los “explosivos” incautados a un supuesto grupo terrorista en la colonia Roma el 9 de junio del 2010, que resultó en material para alfarería, la muerte del principal líder de los Zetas, obviamente despertó muchas dudas, hasta que en Impacto nos informaron que Salvador Matínez y/o Carlos García “La Ardilla”, presunto multihomicida de los 72 inmigrantes de San Fernando, y miembro de Los Zetas, identificó plenamente la identidad de Heriberto Lazcano, sin embargo falta la prueba decisiva del ADN.
El comunicado de la muerte del Lazca se da el mismo día en que Felipe Calderón Hinojos presenta a Enrique Peña Nieto números brutales de la lucha contra el crimen organizado.
La cifra lo dice todo. En menos del uno por ciento de los 92 mil 48 homicidios dolosos en el sexenio se ha emitido sentencia. Solo en 765 para ser exactos.
En términos de justicia, la eficiencia es nula, aun cuando se abrieron 62 mil 373 averiguaciones previas locales y 207 federales, lo que no quiere decir absolutamente nada frente a los magros resultados.
Así recibirá Enrique Peña Nieto al país. Con esos datos lo recibió Calderón el lunes por la tarde en Los Pinos, y en la noche la Secretaría de Marina anunciaba el golpe del sexenio.
¿Qué va a hacer Peña..? ¿Qué podrá hacer con esos números brutales..?
A un año de iniciada la lucha contra el crimen organizado, José Luis Santiago Vasconcelos me comentó en una plática que el crimen sería sometido a niveles muy aceptables en siete u ocho meses. Nada mas alejado de la realidad, así era la expectativa que terminó en un Apocalipsis cercana a cien mil mexicanos asesinados, clasificados como usted quiera: criminales contra criminales, autoridades contra criminales, asesinatos de autoridades, de inocentes, o víctimas colaterales que nada tuvieron que ver.
Adelantó el fin de semana Miguel Ángel Osorio Chong, una de las dos cabezas mas importantes del Equipo de Transición, que el presidente electo crearía una fuerza especial para el combate a la extorsión y el secuestro, pero falta definir detalles.
Seguramente Roberto Campa tendrá una voz importante en las decisiones en este y otros temas de seguridad para cambiar la percepción pública a corto plazo. Seguir con la tendencia será comprensible por un periodo corto de tiempo, pasar año tras año acumulando miles de muertos, sin bajar el promedio, se verá como otro fracaso, aun cuando se cambie de método.
No creo que Enrique Peña pensara iniciar el sexenio apagando fuegos de seguridad pública, pero la realidad parece arrinconarlo en otra dinámica con la muerte de Eduardo Moreira, los persistentes narcobloqueos y la reacción que puede venir por la muerte de Heriberto Lazcano. Y faltan menos de dos meses.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com hugopaez@prodigy.net.mx