Seguir a Hugo Páez

miércoles, 18 de julio de 2012

Gobierno de Calderón le siembra regalito ciudadano a Peña Nieto

Hugo Páez

Cinco vigilantes ciudadanos dejará el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa a Enrique Peña Nieto en el Consejo Nacional de Seguridad Pública.
Nada extraordinario en los nuevos tiempos en que la fuerza ciudadana se siente en todos los ámbitos, sin embargo, el viejo reclamo de las organizaciones civiles se había postergado una y otra vez por el gobierno actual, hasta que llegó a la recta final y ya no será una molestia en la protección a los derechos humanos y de las víctimas, en la lucha contra el crimen organizado y la actuación de las autoridades de seguridad pública en los tres niveles de gobierno.
El Secretario de Gobernación Alejandro Poiré lo anunció ayer casi como una concesión al viejo reclamo que incidirá en la nueva administración. Ellos, los que van de salida, se quedaron exentos de ese escrutinio oficial, ya que los líderes ciudadanos que participaban en las reuniones del Sistema Nacional de Seguridad Pública eran simplemente invitados.
Vaya, solo hay que ver la molestia que causó en Gobernación y Los Pinos que el Congreso les exigiera la publicación de la Ley General para la Protección de Víctimas del Delito, para amenazar con interponer una controversia constitucional en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La pelea no quedó ahí, el diputado priista Humberto Benitez Treviño, presidente de la Comisión Justicia, afirmó que podrían pedir juicio político contra Poiré por desacatar el mandato del Congreso.
Pero los Consejeros Ciudadanos en el CNSP serán una especie de venganza contra el gobierno entrante del PRI. Ciudadanizar al máximo los ámbitos del gobierno federal es parte de las democracias liberales, pero también es algo que el gobierno federal evadió durante el sexenio de Calderón.
No nos hagamos, no les gusta ser vigilados. No cuando vimos tantas desapariciones, daños colaterales en la lucha contra el crimen organizado, corrupción policiaca hasta el final -dixit enfrentamiento y muertes de federales en el Aeropuerto-, y una metodología totalmente dudosa de prueba y error, que no solo acabó con 60 mexicanos abatidos, sino también acabó con la continuidad del partido del Presidente en Los Pinos, aun cuando el Ejecutivo trate de explicar la histórica derrota en función de los errores de la candidata.
Y antes de cerrar la puerta, Felipe Calderón siembra a cinco ciudadanos asertivos, que vivieron en carne propia los efectos de la violencia y jamás se doblaron ante el poder.
De una corta lista, estoy seguro que entre los cinco mas destacados y honorables están María Elena Morera, Javier Sicilia, Emilio Álvarez Icaza, Josefina Ricaño de Nava y Alejandro Martí.
También estoy seguro que Enrique Peña Nieto los va a sufrir, sin embargo, son los ojos, los oídos, las mentes y los corazones que podrán ayudarle a hacer las cosas en materia de seguridad, como se debe, y como se lo merece México.

hugopaez@prodigy.net.mx página oficial: www.hugopaez.com