Seguir a Hugo Páez

martes, 16 de marzo de 2010

La sobrerreacción de Obama

Hugo Páez

Estados Unidos deberá entender que en la lucha contra el crimen organizado, los dos países funcionan como vasos comunicantes. En el recuento de los daños, México se lleva la pero parte, años luz de distancia, por eso se antoja un poco excesiva la reacción de Barak Obama por el asesinato de Lesley Ann Enriquez, empleada del consulado en Ciudad Juárez y su esposo.
La reacción del nivel más alto del gobierno norteamericano, a todas luces era uno de los objetivos de los sicarios, además de poner en jaque a Felipe Calderón por el impacto internacional del incidente. Las muertes son muy lamentable, sin embargo, hubiera sido suficiente con el reclamo de la jefa del Departamento de Estado Hillary Clinton, que en orden jerárquico es jefa de la joven de 25 años ejecutada.
La condena pública no se debe regatear, pero en este caso la acción provocadora tal vez resultó mejor que lo planeado por los criminales. Además, Obama le dio un arsenal a los congresistas antihispanos, destacados por atacar al menor pretexto cualquier política de apoyo a países latinoamericanos, con el argumento de que la migración es la fuente de todos los males, ayende el Río Bravo.
Ya en el mes pasado, la ayuda a México para el combate al crimen organizado sufrió una reducción del 10% en el presupuesto del 2011, cuando algunos países asiáticos como Afganistán y Pakistán recibieron aumentos de más del 50%.
La reacción del presidente de los Estados Unidos habla de dos aguantes diferentes, de dos niveles de compromiso, en un problema conjunto. En México rebasamos las 16 mil muertes dolosas en la administración de Calderón, y tan solo desde que Obama asumió la presidencia el 20 de enero del 2009 van más de 6 mil.
Se podría pensar que la muerte de las tres personas ligadas al consulado ayudaría al gobierno de Estados Unidos a presionar al Congreso para más apoyos a México, pero la experiencia va en sentido contrario, estos incidentes son aprovechados para radicalizar las posturas, tal como se dio el proyecto del muro fronterizo virtual y físico, con un costo estratosférico estimado en 37 mil millones de dólares, mientras que la Iniciativa Mérida no alcanzó los 2 mil millones. La llegada de agentes del FBI a nuestro país para colaborar en la investigación de las ejecuciones levantará los ánimos de los críticos de la lucha contra el crimen organizado, entre los que se encuentran importantes personajes del PAN que aprovecharán la oportunidad para golpear a Calderón y su grupo al interior del partido.

hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com