Seguir a Hugo Páez

martes, 11 de junio de 2013

La inseguridad pone en peligro el bastión de la izquierda

Hugo Páez

         En número y proporción, el Distrito Federal no es ni la sombra de Monterrey, Ciudad Juárez o Torreón, en los peores tiempos del crimen organizado. Sin embargo debe preocupar a la izquierda que su bastión, la Meca de su movimiento, amenace con entrar en caída libre después de una votación histórica de Miguel Mancera con el 63.5 de la votación, en parte, gracias a Mercelo Ebrard Casaubón.
         Es cierto que hubo peores tiempos, pero también es el momento en que la maquinaria del PRI, y los territorios ganados por el PAN avancen en la capital de la república.
Los secuestros en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador y Vicente Fox provocaron la protesta civil mas grande de la historia, pero en ese tiempo competía con la mayoría de los estados. Ahora los ebrardistas podrán decir que Mancera retrocede lo que avanzó en seguridad el ungido como el mejor alcalde del mundo, al que una revista de Nueva York nombró como el “Mister Big” mexicano, en alusión al galán de la serie Sex in the City.
En las últimas semanas la capital acumula problemas, de tal suerte que hasta las contingencias ambientales, de las cuales nos habíamos olvidado –una de ellas rompió record en los 10 años-, y la actividad del Popocatepetl, parecen estar contra Mancera.
El ruido que hace el DF como otras grandes capitales del mundo  atraen los medios de comunicación. Las notas fuertes de Paris, Roma o Londres son noticia mundial. 12 levantados en Monterrey o Ciudad Juárez no pasarían de los medios nacionales, pero en el Distrito Federal, rebasa fronteras y será bandera de la oposición hasta que aparezcan. Es el juego político que molesta a contraflujo, por eso la desesperada declaración de Mancera “Hablen bien de la Ciudad de México, de lo malo nos encargamos nosotros de resolverlo”. ¿Quién lo aconseja..?
El levantón del bar Heaven After, la exótica jauría de perros asesinos en el Cerro de la Estrella de Iztapalapa, y las fantásticas apariciones de tiros al aire que asesinaron a un niño en un cine de en la misma delegación, no son suficientes para diagnosticar un estado de emergencia, menos una enfermedad terminal como la que dejó desolado Ciudad Juárez o redujo un 70% la matricula de nuevo ingreso en el Tec de Monterrey, en el campus del alma mater, pero si enciende focos rojos entre los aspirantes a Jefes Delegacionales y diputados locales de los partidos de izquierda por el calendario electoral que está a la vuelta de dos años, en el 2015. ¿Será tiempo suficiente para Miguel Mancera? Se preguntan.
Gradualmente, Marcelo Ebrard tomó distancia del método y resultados en el combate al crimen organizado que desató Felipe Calderón a lo largo del sexenio. Sea o no la inseguridad del DF una realidad maquillada, la percepción ciudadana de relativa paz en la Ciudad de México distaba mucho de los infiernos en puntos destacados del territorio nacional, y eso, desde cualquier perspectiva, fue un caso de éxito para Marcelo. El resultado está en la votación historia del 2012, y en la derrota, también histórica, de Isabel Miranda de Wallace y Beatriz Paredes Rangel.
Parece una eternidad el 2018, no para los aspirantes, no para Andrés Manuel y Marcelo. Menos para Miguel Mancera.
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com