Seguir a Hugo Páez

jueves, 6 de junio de 2013

¿Juan Díaz regresará el SNTE al PRI..?

Hugo Páez

         Las condiciones están dadas para fortalecer el corporativismo del PRI. En ese terreno poco o nada pudo hacer el PAN durante 12 años, peor aún, dejó las marcas del arado para una entrada franca en terreno fértil, sobre todo ahora con Elba Esther Gordillo en la cárcel y un Joel Ayala Almeida fortalecido como líder de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FETSE).
         Solo falta que el dócil Juan Díaz de la Torre, sustituto de Elba Esther Gordillo como líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación regrese el gremio al partido que lo fortaleció.
         El retorno sin gloria, con la lidereza vitalicia en la cárcel, puede revestirse de una nueva era reformista con nuevas reglas aprobadas en el Congreso, pero con una ley secundaria descafeinada en lo esperado por los mexicanos para consolidar la educación del siglo XXI.
         Poco podrán recriminar los partidos opositores al corporativismo revitalizado ayer mismo en el CEN del PRI. La entrada del Sindicato de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS) a las filas del partido marca un reacomodo de la profunda crisis que los llevó a perder la Presidencia de la República en el 2000.
El panismo podrá evocar un retorno al pasado, sin embargo persiste en la memoria la maniobra del entonces presidente del PAN Germán Martínez Cázares cuando operó para sacar de las filas tricolores al sindicato del IMSS, e ingresarlo a las filas de Acción Nacional, a cambio de la primera posición plurinominal en la Cámara de Diputados otorgada al líder sindical Valdemar Gutiérrez Fragoso.
         Aun cuando el corporativismo es una práctica anacrónica en unos países, y erradicada en otros clasificados como democracias liberales, poco espacio quedará para la recriminación, cuando apenas en los años 2009 y el 2010 Valdemar Fragoso sustituyó a los delegados seccionales del sindicato del IMSS por operadores del PAN, y funcionó en el 2012 como un brazo de campaña de los candidatos albiazules.
         La maniobra que consolida la fuerza del PRI frente al PAN y el PRD es una de retorno a la democracia orgánica, desgastada desde el sexenio de Ernesto Zedillo por la disgregación de los sindicatos y la separación del SNTE como fuerza electoral exclusiva del PRI, y la estrategia de Elba Esther Gordillo en la construcción del PANAL que permitió una fuerza política formal, a partir del corporativismo.
         Las democracias orgánicas retroceden la fuerza del individualismo en la sociedad y privilegian el interés de gremios, que, en la historia de México han jugado contra sus miembros, pero a favor de la nomenclatura política.
         Ayer no hubo pirotecnia, a conciencia fue solo un tímido evento donde el PRI recibió de nuevo al sindicato del Seguro Social. No es poca cosa, es el inicio de una dinámica que impactará fuertemente a los otros partidos, ya que no obstante la existencia de reglas para evitar la imposición de preferencias electorales en los agremiados, en los hechos las presiones operan.
         El retorno del SNTE al PRI sería el capítulo final de una historia de rebeldía que logró separar la central sindical mas grande de Latinoamérica, desafió al poder presidencial y enfrentó la reforma Educativa. El preámbulo fue la detención de la corrupta lidereza –como hay muchos- tolerada por priistas y panistas durante lustros; las condiciones para ese retorno se mejoran con un sustituto perfectamente maleable como Juan Díaz de la Torre, que poco a poco prepara el escenario donde el Sindicato, Gobierno Federal, y el PRI, tengan su mejor obra.
         ¿Por qué hacerlo si con Elba en la cárcel y Juan Díaz a disposición de Los Pinos, el PANAL está prácticamente en las manos del PRI..? Para evitar tentaciones de autonomía, como la que construyó la dócil Elba es sus primeros días como cabeza del SNTE.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com