Seguir a Hugo Páez

martes, 16 de febrero de 2010

¿La comodidad de los ex presidentes no tendrá consecuencias legales..?

Hugo Páez

Nadie explica a detalle lo que hubiera pasado, si no se tomaran las acciones contra el crimen organizado.
No hablo de las generalidades que tratan de explicar la situación de México en base a analogías que fascinan a los burócratas de seguridad pública. Explican que el país está enfermo y de no aplicar esa medicina, habría muerto.
Las cosas son mucho más complejas que esas tonterías. En la peor de las guerras ningún país ha muerto. Alemania, Japón, Vietnam, el Chicago de los 30’s, Colombia, se levantaron de amenazas brutales.
Aunque ineludible, parece que no sabemos los costos de la inacción. Es la información necesaria para evaluar la actuación de las autoridades, aún con la incertidumbre, con la aproximación que implica.
Contamos 16 mil mexicanos muertos. ¿Son muchos? ¿Son pocos? ¿Contra que comparamos? No hay parámetros.
Se puede argumentar que en un problema nuevo no existe ese tipo de información. Sin embargo, este no es nuevo, no como la epidemia de influenza, en la que conocimos el tamaño de las medidas preventivas solo después de haber tomado las decisiones.
Los mexicanos no tenemos claro en que terreno estaríamos pisando sí Felipe calderón no hubiera iniciado esta saga que hasta la fecha tiene consecuencias terribles. Es difícil imaginar una Ciudad Juárez peor, si no se hubiera iniciado la lucha contra los carteles de la droga.
En un intento desesperado, Felipe Calderón explicó a los chihuahuenses el proceso que llevó el problema a los niveles actuales. Sin embargo, para entender la masacre de jóvenes entre miles de ejecutados, para asimilar una tragedia de tal magnitud, y seguir apoyando las acciones de Calderón, alguien debe explicar con números y proyecciones y demostrar que este es un incidente menor frente a las implicaciones de la inacción, esa que tomaron con toda comodidad Fox, Zedillo, Salinas y De la Madrid, por citar a los presidentes vivos.
La exigencia persiste: Caderón no solo se debe tomar medidas legales, penales, contra los criminales, también contra los presidentes y gobernadores que vivieron en la comodidad de la complicidad y el valemadrismo. Esa sería una respuesta para los ciudadanos y para Luz María Dávila, madre de dos jóvenes masacrados en Juárez.