Seguir a Hugo Páez

martes, 7 de junio de 2016

Ahora lo más difícil Ricardo Anaya, mantener la unidad

Hugo Páez

El gran reto para Ricardo Anaya Cortés será la selección del candidato presidencial del PAN sin violentar la unidad del partido, esa que a primera vista aparece como uno de los factores del triunfo.
La victoria en siete gubernaturas indudablemente lo consolida en la carrera presidencial, igual que a Rafael Moreno Valle por la contundencia de Tony Gali Fayad de Puebla, pero en esta saga histórica de Acción Nacional emergen otras personalidades que por la hazaña en el campo de batallas y la cantidad de votos que representan, se adjudicarán el derecho a meter mano, el primero de ellos es Miguel Ángel Yunes Linares de Veracruz, pero ahí está Javier Corral Jurado en Chihuahua, Francisco Javier Cabeza de Vaca en Tamaulipas y el duranguense José Rosas Aispuro.
En la memoria gráfica de la ruta triunfal del PAN 2016 quedará la fotografía de Ricardo Anaya con Felipe Calderón, Margarita Zavala, Gustavo Madero, Luis Felipe Bravo Mena, etcétera, en el homenaje a Luis Héctor Álvarez. Los grupos antagónicos en formación no vista al menos desde la derrota histórica del 2012.
En ese muro podría estar foto del ex presidente Calderón con Javier Corral Jurado en Chihuahua capital, dos personajes que no dudaron, desde el Congreso y en Los Pinos, darse con todo en una guerra brutal que dejó huella epistolar. Pero esa foto es un logro, y prueba de voluntad y conciliación que no pudo lograr Gustavo Madero en el periodo de reflexión y catarsis de Acción Nacional, después de entregar el poder al PRI.
Habrá que encontrarle espacio a las miles de selfies de Margarita Zavala Gómez del Campo en el tour por estados y la CDMX, de los vitoreos en estadios y auditorios que le llamaban “presidenta”, de cómo se las arreglaron los candidatos a gobernador y alcaldes para apuntalar campañas con su popularidad y de los discursos asertivos de Felipe Calderón contra los gobierno del PRI, uno en especial contra el veracruzano Javier Duarte de Ochoa, otros contra señores feudales en sus territorios.
Y en esa misma memoria está la infamia de la maniobra electoral desde el poder. El jueves y viernes pasado escribí sobre dos perlas destacadas, la operación del director de la CFE Enrique Ochoa Reza con el gobernador de Chihuahua César Duarte Jáquez para dar un bajón a la tarifa de energía eléctrica y así beneficiar al 92% de los electores, y por supuesto al candidato del PRI Enrique Serrano (http://goo.gl/zLevci).
La otra es una jugarreta del dueño del equipo de futbol Tiburones Rojos de Veracruz, quien amenazó con sacar al equipo del estado si ganaba Miguel Ángel Yunes Linares (http://goo.gl/89qOnX). No funcionario.
En otro extremo están los ingredientes del éxito: la unidad, capitalizar el descontento ciudadano y las alianzas con el PRD.
No existen las alianzas “anti natura” PAN-PRD como dice Manlio Fabio Beltrones, en todo caso existirían las alianzas “insestuosas” como la del PRI-PVEM, pero es parte de la guerra psicológica electoral.
Para la historia de los yerros del PAN y el PRD está la frustrada alianza en el Estado de México o la reciente de Tlaxcala con Lorena Cuellar y Adriana Dávila. Esos, no se pueden repetir.

 fACEBOOK.jpg

twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx